TESTAMENT "The Formation of Damnation"



TESTAMENT “The Formation of Damnation” – Nuclear Blast - 2008

Los únicos que pudieron haber parido un disco de esta naturaleza no podrían ser otros que quienes conforman esta verdadera “formación de la maldición” como se denomina este magno trabajo, el regreso de una de las leyendas formadoras del movimiento thrash de los ochentas, la Bay Area recordada por todos los fanáticos que crecieron escuchando este estilo por esos años y con muchas de ellas transformados hoy en verdaderos íconos del metal. La vuelta ha sido con la formación dorada, vale decir, Chuck Billy en las voces, quien retorna en gran forma dejando atrás todos los fantasmas que rondearon su salud durante esta última década (sobre todo después de la aparición de su anterior “The Gathering” en 1999), siguiéndole el técnico Erick Peterson y Alex Skolnik en las guitarras, cuya forma musical ha ganado enteros con el paso de estos años y tras pasar por tan disímiles proyectos musicales que no han contribuído si no ha ampliar sus horizontes musicales más allá de lo creíble; la formación se completa con su bajista original Greg Christian más el ex batero de Slayer, Paul Bostaph, que a esta altura difícilmente vendría a ser un invitado de piedra con todo lo que significa haber militado en la banda de Tom Araya y cia. En lo musical este álbum aparece en un momento donde se echa algo de menos el sonido vieja escuela del thrash americano, más allá de lo que buenamente han hecho por su parte las bandas alemanas del género como Destruction, Sodom o Kreator, los grandes referentes europeos del género. Tampoco lo podríamos situar en una posición similar a la de Slayer ni mucho menos a la de Metallica que absolutamente tienen nada que hacer en la actualidad con su modernizada propuesta. De todos aquellos viejos estandartes de esos años creo que lo que más puede destacarse son los últimos trabajos de Exodus, también lo más reciente de Laaz Rockit, y bueno, ok, agreguemos también el último de Slayer, que aunque les cueste, todavía tienen mucha de la mala clase que antaño le conociéramos, aunque en menor medida que los aludidos (seamos sinceros). Volviendo a este trabajo Testament se ha mandado un trabajo furibundo, de esos que no hay dos durante mucho, mucho tiempo más. Partiendo con ese instrumental “For the Glory…” muy heavy, anunciando un inicio atronador, que de seguro lo será, ya que “More than Meets the Eye” ha sido la opción adecuada para comenzar de lleno un trabajo como este, melódico, técnico, pero sin dejar de lado la furia habitual de estos californianos, la voz de Billy no denota el paso de los años, sino que por el contrario como en sus mejor época en trabajos como “Souls of Black”, aunque creo que mucho le queda de lo que nos mostró en “Low”, es decir, ese juego de voces limpias con otros tonos más guturales, mezcla brutal que combinada con la música llega a poner los pelos de punta. “The Evil has landed” no baja las revoluciones, manteniendo la mecha encendida de su potente dinamita, aunque no es si no con “The Formation of Damnation”, el tema, con el que en definitiva se introducen triunfalmente en ese thrash tan melódico como moshero por todas partes, interpretación brutal de Chuck y las crujientes guitarras de Skolnik y Peterson están para no perdérselas, lo mismo que la siempre espectacular performance de Bostaph, soberbio tras los parches consiguiéndose así un tema notable. “Dangers of the Faithless” es un medio tiempo, con marcada presencia del bajo en el inicio que da paso a un riff algo más pausado, y en que las voces de Chuck por momentos tienen un efecto encima del cual se podría haber prescindido, aunque en el estribillo logren levantarse con fuerza una vez más. “The Persecuted won’t forget” es otro de esos cortes que volverá locos a los fanáticos en sus conciertos (que espero lleguen por estos lados): partida netamente thrashera, cruda y fiera, y un riff aplasta cráneos soberbio, 100 % Testament de toda la vida. Los baquetazos con que se inicia “Henchman Ride” dan paso a otro hitlight para este álbum, que si lo escuchan bien, tiene una base melódica que lo encaja perfecto para un disco como “Demonic” o “Low”, brillando los solos de Skolnik a gran altura (o es que alguien se puede llegar a sorprender de esto último en estos días ¿??). En fin, este álbum dará para mucho y durante largo tiempo se hablará de él como una de las mejores entregas (si es que no la mejor) de todo el 2008. Hay algunos que ya hablan de ellos como el disco de esta década, lo cual, sea exagerado o no, no va a desmerecer en nada y no le hará mella alguna a placa tan soberbia y metaleramente perfecta como esta. Ojo con ese cierre increíble con “F.E.A.R.”. Más sobre Testament http://www.myspace.com/testamentlegions o también en su web oficial http://www.testamentlegions.com/ . Si no lo escuchas no eres digno de considerarte Metalero. Y si ya lo hiciste estarás a la derecha de Lucifer, je,je, je.
NOTA: 10 / 10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SINIESTRO “El Elegido del Mal”

SYMPHONITY “King of Persia”