BY BLOOD ALONE "Seas of Blood"



BY BLOOD ALONE “Seas of Blood” Jericho Hill Records – 2007

Alguna vez la historia del Heavy Metal vio nacer a una de las bandas quizás no tan recordadas (sólo editaron oficialmente un disco) pero si más reconocidas por haber engendrado ideas que por a comienzos de los ochentas tan solo a ellos se les podrían haber ocurrido. Un solo gran disco editado, hoy en día considerado como de auténtico culto, como lo es aquel inconmesurable “And the Cannons of destruction has begun…” de los alguna reunidos (a medias, sin ninguno de los Damien King originales) señores de Warlord. Sí caballeros, esa banda representativa fiel de lo que hoy conocemos como True Metal, creadores del metal épico a ultranza, como también lo popularizaran otras bandas americanas como Manowar o Manilla Road, fueron estos tipos los que en realidad partieron con todo aquello.

Pues que tiene que ver toda esta apología a estos tíos, si el título del review dice otra cosa, se preguntarán ustedes .?? Pues simplemente todo y nada. ¿Cómo es eso en definitiva .? .Pues que si bien en estos norteamericanos de By Blood Alone no hay ningún ex miembro de los legendarios Warlord, hay algo intrínseco en la música de estos chicos que me ha recordado en varios aspectos la música de los primeros. Si bien, están fronteados por una chica llamada Cruella, lo primero que podría pensarse es que se trata de una nueva pomada en onda Evanescence o cosas similares, sin embargo, cuando escuchas su voz, hay influencias que van en otra dirección, de hecho más me ha traído el recuerdo de los también norteamericanos de Power’s Court y de su vocalista Dani Powers o incluso de Ann Boleyn de los míticos Hellion, con lo que quisiera graficar el que su voz a pesar de los melosa que suena en ciertos pasajes, tiene en mi opinión un deje más clásico de lo que podría pensarse a primera vista.ñ

Pero es en lo musical donde mis dardos apuntan, pues como lo señalaba en un comienzo, es esa marcada presencia de las ideas de los archimencionados Warlord la que se pasea por cada una de sus notas, ese énfasis progresivo incluso que agarran ciertas composiciones como “Wants me Dead” o “Lovely Lies” es lo que me hace pensar en ellos, esos teclados ambientalmente épicos, asi como ciertas orquetaciones en el fondo, lo extenso de sus cortes (la mayoría supera los seis minutos de duración), así como el estupendo manejo de los riffs más clásicos y épicos, me hace pensar en un solo nombre. Ahora si es eso es bueno o malo, dependerá de cada gusto, pues habrá quienes piensen que se trata tan solo de una copia burda a Warlord pero con voz femenina, aunque visto del otro angulo, (en el cual me incluyo) es tan sólo la continuación de su legado, pues si bien son cientos las bandas que pueden haberse sentido tocadas por la música de estos en sus comienzos, son pocas que consiguen evocar en cierto modo la misma magia que consiguieron aquellos por esos años. Y es que de escuchar tan solo esa partida con “Serpentarius”, su riff amenazante desde la partida, los intempestivos y brillantes cambios de ritmo de John Graveside desde las guitarras, o la voz correcta de Cruella, tan solo llevan a pensar irremediablemente en esa dirección.

Que decir del siguiente y marcial “Wants me dead”, simples ideas, pero que poco a poco van subiendo de intensidad, gracias a la contundente labor de su batero Runtt, y nuevamente las rítmicas de John, que una vez recibe el gran apoyo de teclados por parte de Jenny Williamson, quien sin alardes virtuosos, cumple la función que muchos creen deben tener el teclado en el metal: ambientar y acompañar (bueno, para gustos nada escrito está o si?).

Lo extenso de sus cortes hace que esta placa cuente nada más que con ocho cortes, donde también destacan “Undead Friend”, de riff más calmo en sus inicios y donde la brillantez instrumental de sus músicos una vez más te dejará atónito. Y ojo, que no hablo de la brillantez como sinónimo de virtuosismo a todo trapo, como el que muchas veces nos hemos habituado escuchar de bandas más neoprogresivas como Dream Theater, Symphony X o Time Requiem, sino que hablo de la lucidez precisa para meter los arreglos y las notas precisas en el momento exacto, sin más ni menos, logrando que sus temas se hagan digeribles fácilmente sin tener que escucharlos mil veces para lograr entender el concepto o el mensaje tras la música.

“Nidhogg” sigue ese mismo tranco, aunque algo más oscura por cierto, lo mismo que el riff devastador “Seas of Blood” que si tuviera que hacer un parangón con su principal referencia, sería con “Black Mass” de su “And the Cannons of Destructions has begun”,lo cual ya es mucho decir. Destacar también el penúltimo “Deny Yourself”, mezcla de ideas épicas, progresivas y algo góticas por cierto, sobre todo por el enfoque vocal de Cruella, cerrando con ese breve “Little Lady Lillit”. La única tara quizás sería el sonido, que por momentos pareciera falto de potencia, algo bajo en general, aunque en una de esas tan solo sea para mi oído. Pero en términos generales, un álbum que gustará a cualquier amante de Warlord y que su intento de reunión con “Rising out from the ashes” del 2002 con Joacin Cans de Hammerfall en voces no lo haya convencido del todo. Y por demás, a cualquier amante del heavy más épico derechamente. Disponible para compras contactando directamente a la banda a través de sus sitios web http://www.bybloodalone.com/ o también en Myspace http://www.myspace.com/bybloodalone . Algo como By Blood Alone no se ve todos los días, es lo único que puedo decirles.
NOTA: 8.5 / 10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SYMPHONITY “King of Persia”

SINIESTRO “El Elegido del Mal”