DIVINEFIRE “Eye of the storm”


DIVINEFIRE  “Eye of the storm” – Liljegren Records - 2011


Mezclar power metal con elementos death y líricas cristianas es algo descomunal y tal vez osado para la mayoria de aquellos que piensan que melodías y brutalidad deben seguir caminos separados, y al menos en este caso esta genial fusión funciona a la perfección y no podría provenir de otra mente como la del sueco Christian Liljegren que vuelve con su principal banda Divinefire tras hace poco también oírle con sus acelerados Golden Resurrection, todo un portento de album de heavy melódico en el estilo que este tipo siempre ha sabido hacer en todos sus otros conjuntos y proyectos. Este por cierto es ya su quinto disco de estudio, tras el excelente “Farewell” que apareciera allá por 2008, después de todo que a nadie le extrañe lo que va a oír en este trabajo pues es básicamente el mismo estilo que han venido cultivando desde su formación allá por el 2005 tras comenzar los quiebres de Christian con sus ex compañeros de Narnia con quienes lanzó grandes trabajos como “Long Live the King” o “Desert Land”.

El asunto ha cambiado bastante si lo comparamos con sus primeros discos, pues a la habitual presencia de Christian en el micro ahora también se le une la voz de German Pascual, quien fuera su sustituto posteriormente a su salida de Narnia y con quienes lanzara el “Curse of a generation” el 2009. Por lo tanto, si a las habituales corales brutales que de vez en cuando se añaden en los temas de Divinefire, le sumas el talento de estos dos tipos, Christian y German juntos en este “Eye of the Storm” simplemente te puedes llevar una infartante sorpresa que consigue estar un paso al frente de muchas otras formaciones actuales de power metal. La majestuosidad y grandilocuencia de sus composiciones es algo que mantienen intacto, con un trabajo que siempre se ha mostrado en ascenso por parte de Christian, a lo que debemos también sumar la presencia de su guitarrista y multifacético músico (toca además el bajo, batería y se encarga de las partes orquestales de este trabajo, que tal??) Jani Stefanovic, finlandés que le entrega un toque supremo completamente diferenciador en la escena en la cual se encasillan. A ello le debemos agregar una importante lista de invitados, nada menos que Thomas Vikström (Therion, Candlemass, etc) en vocales, el bajista Andreas Passmark (Royal Hunt, Narnia), el virtuoso guitarrista Carl J. Grimmark (Narnia, Rob Rock, Full Force) más el ex Hammerfall Pontus Norgren, también en las seis cuerdas, obviamente que le entregan un plus que no se encuentra en cualquier otro álbum del género hoy en día.

Me han encantado los iniciales y sinfónicos cortes de la talla de “Time for salvation” que comienzan en una onda power progresiva con la gran voz de German Pascal, de altos y poderos registros, con los habituales guturales de Jani como acompañamiento, o el siguiente “Hold on” algo más aguerrido y prog power en lo musical con la voz algo más rasgada, aunque nunca carente de fuerza del gran Christian Liljegren, aunque tampoco es indiferente no mencionar los geniales arreglos orquestales que te hacen sentir como parte de una dantesca historia bíblica de lucha entre el bien y el mal. De hecho las líricas cristianas de Divinefire y ese habitual juego vocal limpio-gutural justamente cumple esa función de mostrar los contrates entre esta dualidad divina demoníaca que más patente que nunca se ha logrado plasmar en estos seis años de historia de la mano de esta agrupación. Y que lo digan con el siguiente “Unchain my soul”, tal vez uno de los cortes más brutales y demenciales que hayan creado, lleno de power, dinamismo, velocidad, técnica, y juegos vocales a un nivel superlativo.

Las sinfonías sublimes de “Bright morning star” se combinan también a la perfección para apreciar la combinación vocal de Christian, German y Thomas Vikström en uno de los cortes quizás más exquisitos (bueno en realidad lo hay varios), más aún con el tremendo sonido de las guitarras de Jani, crujientes, sólidas y altamente cristalinas. En “To live and forgive” arremeten con un cabezón medio tiempo de subidas geniales por parte de este gran vocalista German Pascal, para luego dejarnos frente a otro bombástico corte como “Even at my lowest point”, con los siempre altisonantes arreglos orquestales y las sensacionales combinaciones vocales de Liljegren-Pascal y compañía. Y que me dicen de ese death metálico “Masters”, brutalidad sinfónica en su mejor nivel, un desquiciado momento de locura con ampulosos teclados y brutales voces y la interpretación más fiera que la haya oído, casi al límite, a Liljegren.

A lo largo de estos doce cortes sin duda que no se hallan pasajes bajos, muy por el contrario que aquí estamos en presencia de la mejor banda de Christian haya podido formar en años, y también frente a uno de sus mejores discos, aunque suena cliché decirlo, pero tras oír la gran mayoría de sus entregas con otras formaciones, la actualidad de Divinefire me ha calado hondo con su madurez compositiva, siempre en alza y más aún cuando se ha sabido unir con sapiencia la calidad de tan buenos músicos en este álbum de excepción. Más información sobre Christian, Divinefire y sus huestes en http://www.myspace.com/divinefireofficial  y también en http://www.divinefire.net/  .

NOTA: 10 / 10
1 comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SYMPHONITY “King of Persia”

SINIESTRO “El Elegido del Mal”