EDEN’S CURSE “Trinity”



EDEN’S CURSE  “Trinity” – AFM Records – 2011


Cuando estamos frente a un album con clase y sensacional esta se reconoce desde el primer segundo, y aunque en el género del heavy metal y el hard rock es habitual encontrar este tipo de trabajos, con el tercero de estos multinacionales de Eden’s Curse simplemente nos hemos topado con un DISCAZO con mayúsculas desde el primer al último segundo, a través de doce tracks repletos de clase y maestría ejecutada a la perfección por cada uno de los involucrados. Desde la voz inconfundible y carismática de su frontman y mentor, el norteamericano Michael Eden, pasando por el gran guitarrista alemán, virtuoso de las seis cuerdas Thorsten Koehne y el bajista Paul Logue, al recién ingresado tecladista Alessandro Del Vecchio (Glenn Hughes, Ian Paice o los aor italianos de Edge of Forever, entre otros), como también la siempre efectiva labor en controles del mago de la producción, el también bajista de los míticos Pink Cream 69, mr. Dennis Ward y por supuesto la colaboración en segundas voces y coros del buen James LaBrie (Dream Theater) y el bueno de Andi Deris (Helloween), quien también colaborará con Michael en un track como “Black Widow”. Todos ellos han puesto el necesario granito de arena para hacer de este “Trinity” un album sensacional en un sentido bastante amplio, puro heavy hard de la mejor cepa que te puedas imaginar, superando a mi juicio a sus dos previas entregas como lo fueron su homónimo debut del 2007 y “The Second Coming” del 2008).

El album mantiene como de costumbre su aire cristiano en cuanto a líricas, y en lo músical las melodías de orientación hard son la tónica respirando una atmósfera que se siente inspirada de comienzo a fin. Los tracks de entrada desde luego que son una carta de presentación, que más que eso se transforman en verdaderos referentes del album, con “Trinity” con unos aires ochentenos en las melodías y coros que se adhieren a tu disco duro con tan solo la primera oída. Con el siguiente “Saints of Tomorrow” por otro lado, me queda la sensación de estar ante otro gran single radial en potencia, y todo un hit si me permiten de cara a sus directos, en donde los celestiales coros y segundas voces de James LaBrie han quedado de lujo para un corte de lo más ganchero, sin duda por lejos el gran tema de la placa y que por supuesto que pronto lo tendremos rotando por nuestro programa Mundo Rock. En “No Holy Man” se respiran unas rítmicas de clara orientación clásica en plan DIO, una de sus principales influencias según ellos mismos han en más de alguna vez confesado y a quienes tributan de buena forma con “Rock and roll Children”. Volviendo eso sí al tema comentado, tan solo buenas guitarras y teclados ambientales para un medio tiempo elegantemente facturado y la aparición majestuosa una vez más de LaBrie en segundas voces.

La hermosa balada “Guardian Angel” es un descanso alentador, un tema precioso, a medias entre piano y guitarras acústicas con coros evocadores en una cálida interpretación por parte de Michael. Tras esto, emerge uno de los momentos más heavies del album con “Can’t fool the devil”, un compendio de guitarras más aceleradas, en plan Dokken, con el Hammond marcando presencia de parte de Del Vecchio, y el doble bombo siendo otro de los protagonismos en estos cuatro minutos. Pero la cosa no para ahí, pues “Rivers of Destiny” no es menos heavy al menos en su arranque, para luego dar paso a ideas de tinte más AOR, más a lo Journey, con ese nivel de coros que te mantendrán cantándolos por largo tiempo. “Dare to be different” no es menos poderoso que sus predecesores, gran base guitarrera inicial, en donde de seguro también tuvo que haber dejado su impronta el mismísimo Dennis Ward, pues mucho tiene de sus Pink Cream 69 con su habitual hard metal que tanto le conocemos.

Las sorpresas no paran, algo que sin duda se agradece por estos días, ya que “Children of the Tide” es otra gran power ballad en donde se conjugan mágicamente las voces de Eden y James en una dupla dorada que quienes oigan recordarán para la eternidad. “Black Widow” marca la presencia del gran Andi Deris en otro de los momentos más heavies del disco, con partes orquestales incluidas que denotan todo el esfuerzo que le han puesto estos Eden’s Curse en esta tercera entrega. Casi al cierre dejan a “Jerusalem Sleeps” de aires orientales como podrán suponer (al menos en su partida) para luego dar lugar a un poderoso medio tiempo en plan Dio una vez más, con corales mágicas y uno de los mejores trabajos de guitarra a lo largo de toda la placa, dejando para el final el citado cover a Ronnie James Dio, otro de tantos tributos aparecidos en los últimos meses, con “Rock and roll Children”, que incluye excelentes teclados de parte de Del Vecchio dándole en definitiva un enfoque mucho más AOR que la versión original, de buena factura para sellar así un plástico que sorprendera a moros y cristianos, con pensadas estructuras, de aquellas que no salen ya tan a menudo. Para alabar por los siglos de los siglos, bendícenos oh Eden’s Curse. Amen. Más detalles sobre este trabajo en http://www.edenscurse.com/ y en http://www.myspace.com/edenscurse .

NOTA: 10 / 10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SINIESTRO “El Elegido del Mal”

NOTICIAS: Lanzamiento del single "Given Work" de los chilenos Renegade - 22 de septiembre