WOLVERINE "Communication Lost"


WOLVERINE   "Communication Lost" - Candlelight Records - 2011


Los suecos progresivos de Wolverine sin duda que algo tienen en su propuesta que los hace tan alucinantes de oír. Ya el anterior "Still" (que a todo esto data ya de 2006) me hacía colocar su música cercana a la de bandas como Pain of Salvation o los daneses de Anubis Gate o sus mismos compatriotas de Andromeda (nótese que todas estas bandas tienen la particularidad de tener un sónido único e irrepetible), por lo que el escuchar su nueva entrega "Communication Lost" en el comienzo no hizo sino agigantar mi ansiedad por conocer que se traían de nuevo para este 2011. Y si que lo han sabido hacer señores, porque este nuevo album se adentra por otros senderos completamente distintos a su previa entrega. Esta vez si bien el peso y contundencia de su base rítmica no se echado de menos en nada, si se han atrevido a añadir unos toques de rock progresivo en la línea tradicional de bandas como Yes o Rush que les han llevado a conseguir un resultado que al menos para el suscrito ha sido a ratos muy grato de oír, aunque en otros tal vez han perdido en algo el encanto que de ellos esperábamos.

Hechas las presentaciones de rigor, "Into the Great Nothing" es un tema que como opener se nos presenta a unos Wolverine en inmejorable forma, anteponiendo las atmósferas dramáticas incluso por sobre su acostumbrada y poderosa base rítmica, esta vez de riffs cabezones y a media máquina, con un xxxx que con su particular registro poco a poco va dotando de más y más emotividad a un tema realmente envolvente. El asunto en "Poison Ivy" no deja tampoco de seguir llamando la atención, en este caso, en una especie de tema acústico con la voz gruesa y casi a capella de Stefan Zell siguiendo la estela de unos Queensryche mas actuales en un genial corte que a la rastra termina por ganar en peso, aunque siempre en un tono emocional de gran nivel. Enseguida también arremeten con el genial -y me atrevería a decir como seguro hit de cara a sus directos- "Your Favourite War", con un peso arrastrado y una melancolía cadenciosa que sobre todo en los coros será capaz de dejarte en el más absoluto y remoto lugar del universo en la más completa desolación. La capacidad técnica de su guitarrista Mikael Zell y las ambientaciones que ayuda a conformar el tecladista Per Henriksson también son claves para lo bien que llega a sonar esta placa.

Ahora no todo puede ser miel sobre hojuelas, y en ese contexto también tenemos temas que derechamente tienden en algo a perder la conexión ganchera con el resto de la trama. Ejemplo de eso es el poco acabado y baladesco "Embrace", aburridora a fin de cuentas, lo cual parece continuar en el más electrónico inicio de "Pulse", un tema en donde el pulso del batero Marcus Losbjer le va entregando algo más de vida a un tema que en los estribillos va ganando en intensidad gracias también a la gran vibra de su vocalista. Ahora volviendo al plano de las baladas, "What remains" es otro de aquellos momentos en donde la sensabilidad pasa a un primer plano, y esta vez con acompañamiento de piano y la sola voz de xxx la cosa agarra verdadera emoción, siendo una de las piezas mejor logradas y con un sentimiento para llenarle los ojos de lágrimas a cualquiera.

Pero como Wolverine mantiene como premisa el saberse una banda de metal progresivo, vuelven con los riffs más heavies a través de la compleja "In Memory of Me", con armonías de hammond incluidas en la partida, y con una sección de percusión instrumental extensa a la que paulatinamente adquiere algo más de dureza sónica, mucho más ligada con la épica de gente como Queensryche o los citados Yes. Le siguen con otro de los momentos aburridos com "In the Quiet of Dawn", densa y bastante apagada salvo los dramáticos corales para dar el paso al tema título en donde sacan a relucir toda su exquisita técnica progresiva con las más diversas influencias sinfónicas y rockeras del progresivo que representan, en un tema de gran factura y atmósfera, complejo eso sí, pero que irremediablemente reconocerás su calidad tras su escucha sucesiva. Cierran con "A Beginning" que es sí es un extenso y espacial instrumental de casi siete minutos que sinceramente se lo podrían haber ahorrado, mero relleno que le mata la ilusión a un album que con más aciertos que desaciertos se deja oír con gran encanto, quizás no tanto como en anteriores oportunidades, pero en fin, no le vamos a pedir que repitan siempre el mismo disco ni el mismo riff. Más detalles para quienes aún no conocen de Wolverine en http://www.wolverine-overdose.com/  .

NOTA: 7 /10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SINIESTRO “El Elegido del Mal”

NOTICIAS: Lanzamiento del single "Given Work" de los chilenos Renegade - 22 de septiembre