PAGAN’S MIND “Heavenly Ecstasy”


PAGAN’S MIND  “Heavenly Ecstasy” – SPV Records – 2011


Para comentar el nuevo trabajo de los noruegos debo dar en primer lugar echar los hombros atrás, dar un largo suspiro, tomar agua, dejar de lado absolutamente todo y adentrarme de lleno en lo que de seguro será uno de los lanzamientos màs espectaculares que este 2011 nos entregará. Después de casi cuatro años desde su último álbum “God’s Equation”, los progresivos noruegos vuelven con un alucinador “Heavenly’s Ecstasy”, un disco que desde la portada ya empieza a romper esquemas, apartándose de sus clásicos tonos azules de parajes espaciales, siempre inspiradas en la parafernalia ufológica de Erich Vön Daniken y otros autores milenaristas, aunque sin abandonar por cierto sus habituales conceptos lìricos tan arraigados desde el excelente debut “Infinite Divine” del 2000 hasta pasar por su obra maestra “Celestial Entrance” o el poderoso “Enigmatic: Calling”, todo por supuesto envuelto en una producción sonoramente perfecta, cristalina, potente y ejecutada en lo instrumental a la perfección, con el incansable y habilidoso guitarrista Jorn Viggo Lofstad (habitual a esta altura con Jörn Lande en sus aventuras solistas) y el poderoso baterista Stian Kristoffersen, que junto al resto de la pandilla, entre ellos el buen vocalista Nils K. Rue, el tecladista Ronny Tegner y el bajista Steinar Krokmo, han parido un álbum de la puta madre, de lo mejor – y no cabía esperar otra opción después de cuatro años – que los noruegos han elaborado desde el citado “Celestial Entrance”.

El disco por cierto oficialmente aparecerà en las tiendas del mundo esta semana, por lo que aùn están frescas estas líneas, y en este caso otra novedad que se agrega es el cambio de disquera, desde Limb Music a SPV Records que al parecer han ido poco a poco solucionando sus problemas financieros que en algun momento los tuvo al borde la quiebra. El caso es que se las han arreglado para continuar en el negocio y agregando una que otra nueva producción, y con el caso de Pagan’s Mind de seguro le han dado el palo al gato con creces. Este álbum es de aquellos que inexorablemente deben estar en cualquier colección de los amantes del heavy, del progresivo o en general del metal melódico actual. Un disco en el cual los noruegos se muestran tan creativos como de costumbre, con las guitarras habitualmente crujientes y buscadoras de nuevos parámetros en donde innovar a través de riffs y solos que tan solo harán alucinar a quien tenga la oportunidad de escuchar estos nuevos once tracks que integran la placa.

La partida de un track como “Eyes Of Fire” con esos ataques espaciales de Tegner en los teclados y ese riff de factura de tintes arábigos da lugar a un medio tiempo progresivo de un peso atronador y oscuro, con la voz siempre a tope de Nils K. Rue, en un opener que de un momento a otro pasa ideas mucho más power, la tónica que por supuesto hace tan única la música de estos chicos. Desde luego, que esta gente tira toda la carne a la parrilla en la primera mitad del álbum, centrando en los primeros cinco cortes momentos realmente cautivantes, repletos de poder y de vaivenes musicales dejando más que claro su talento compositivo. De hecho, no puedo parar de vacilar un corte fenomenal como “Intermission” con sus gancheros y machacantes guitarras con las que Jörn Viggo Lofstad arremete segundo tras segundo, pasando de las secciones más duras a unos solos llenos de virtuosismo mágico.

Tras cartón, con la sola llegada de las iniciales melodías de “Into The Aftermath” nuevamente nos ponemos a sus pies, otro temazo, de estructuras progresivas, pero muy por el contrario de la gran masa de bandas del género (que habitualmente se desviven por parecerse a otros como Symphony X o Dream Theater), en este caso Pagan’s Mind logra un compendio de notas mucho mas accequibles, en la línea de lo que debiera ser su power progg metal, aunque justamente ese mentado toque progresivo solamente es atribuible a ellos y solo a ellos. Claro que también hay momentos en que bajan en algo las revoluciones, con temas derechamente más soñadores como la balada (sensacional en lo interpretativo y musical) “When Angels Unite”, precioso tema en donde se luce la voz de Nils con lo justo y necesario, o también en aquellos momentos más rockeros, en donde bajan un poco los decibeles de las guitarras de Viggo para explorar en una faceta más intimista y hard, como la que ha podido cultivar gracias al apoyo de su buen amigo Jörn Lande, lo que queda plenamente demostrado en “Walk Away In Silence” o en el emotivo “Live Your Life Like A Dream”.

Pero dado que los Pagan’s Mind que más disfrutamos son los que se muestran en su faceta más metalizada, el poder total nuevamente toma forma en el descomunal y extenso “Revelation To The End”, oscuro en su inicio, con un cierto gustito a los mejores Evergrey, que tiene su continuación en el espacial “Follow you way”, otro de sus piezas heavies de riffs entrecortados, y en donde la base de teclados, con un deje a pop ochentero, los acompaña hasta el final. Otra de sus sorpresas, poco habituales, es el veloz corte, mucho más encasillable en el power metal, con toques a la americana eso sí, que nos entregan en “The Master`s Voice” en donde la voz de Nils, tal como lo viniera haciendo en el anterior álbum “God’s Equation”, da paso a unos tonos algo más brutales, casi rayando en el black metal, que le otorgan ese toque más extremo aunque tan solo sea en este tema.

En fin, solo puedo decir que esperaba con ansias un nuevo álbum de los noruegos, y a pesar de que aùn tampoco he podido ver su DVD editado el 2009 (tal vez lo más cercano a poder apreciar el directo de esta gente por estos lados, porque de que sea en vivo lo visualizo demasiado lejano estando aca en Chile), me he sentido pagadísimo con esta entrega, quizás lo más cercano a la perfección que haya escuchado en mucho tiempo. Alucinante como pocos discos, son muchas las emociones que me transmite escuchar esta placa. Por lo que no queda más que recomendarle su compra obligatoria, al menos en nuestro caso así será. No puedo conformarme con esta versión promocional, y claro que no extrañe a nadie verles nominados entre los mejores discos del 2011. Por nuestra parte, no me quedan más palabras, tan solo oídos para seguir disfrutando de esta sensacional agrupación. En otras palabras, he quedado “celestialmente extasiado”. Más información en http://www.pagansmind.com/  , en Facebook en http://www.facebook.com/pagansmind  y también en Myspace http://www.myspace.com/pagansmind  .

NOTA: 10 / 10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SYMPHONITY “King of Persia”

SINIESTRO “El Elegido del Mal”