PANDAEMONIUM “The Last Prayer”



PANDAEMONIUM   “The Last Prayer” – Rock It Up Records // IceWarrior Records – 2012


Como una manera de revivir el denostado sonido del power metal melódico, una vez más con Pandaemonium nuevamente Italia tiene en sus tierras una de aquellas bandas que al igual que hace más de una década atrás fueran el boom en el panorama metalero mundial. No si se las condiciones estén dadas para que vuelvan todo al mismo sitial en que se hallaba cuando aún figuraban en el tapete los nombres de bandas como Labyrinth, Vision Divine, Cydonia, Projecto, Rhapsody, Secret Sphere, Heavenblast, Shadows of Steel y tantos otros nombres que podríamos citar y rememorar en estos momentos, todas ellas bandas con disímiles situaciones en la actualidad. Si bien Pandemonium fue una de las últimas agrupaciones que se sumaron a esa camada, lo de ellos a día de hoy suena como si aún estuviéramos en los días de gloria del power metal, aunque ya todos sabemos que pasó después y como se han dado las cosas. Lo cierto es que este nuevo “The Last Prayer” si bien no cuenta con reales novedades estilísticas, crea al menos una ligera sensación de nostalgia por todo lo bueno que aquella época trajo, no solo para el estilo en cuestión sino para el metal en general, pues sin ir más lejos fue gracias a la popularidad de bandas como Hammerfall, Stratovarius y Rhapsody, entre otras más, que el metal volvió una vez más con fuerza a los oídos de las masas, lo a día de hoy en cierto modo se ha perdido, entre tanto avance de las descargas ilegales y las redes sociales por otro que algo también han influído en esta especie de letargo actual.

Con todo, “The Last Prayer” es un sincero esfuerzo de once tracks en los cuales el cuarteto italiano - integrado por el vocalista Daniel Reda, el guitarrista Steve Volta, el bajista Lorenzo Rilla y el batero Federico Ria - ha conseguido un álbum que contiene todos los cliches y motivos que el estilo amerita: coros altisonantes y épicos, estrofas pegadizas, doble bombos a destajo, solos llenos de pasión y técnica, agudos y voces dramáticas, teclados omnicientes en cada tema, y en definitiva todo aquello que llevó a este estilo a ser lo que en su momento fue en términos de influencia y popularidad. Con “Alone in the dark” te podrás dar cuenta rápidamente de todo esto, con su intro acústica casi baladesca hasta que aparece la batería trepidante de Reda y esos riffs que se lleva el viento con la habitual galopada que se podría esperar para un primer single de esta naturaleza. “Two Spirits One Heart” sigue en la misma senda, con unos teclados algo más soñadores y espaciales y esa voz de Daniel que te recuerda los primeros discos de Secret Sphere (a todo esto uno de los pocos se ha mantenido incólume a sus raíces en todos estos años, pues la mayoría de las otras bandas han pasado por diferentes etapas, algunas más rockeras, otras más progresivas, en fin). Mucho más clásico puede sonar un corte como “Through the Wind”, con unas guitarras más directas y sencillas en cuanto a melodías aunque en los puentes tenga unas subidas mucho más interesantes llegando a una sección de solos de lo más interesante.

La nota diferente la pone “Holy Voice”, una balada casi atmosférica, en donde el gran peso lo toman tanto la voz como los teclados en un tema que lisa y llanamente mejor hubiera quedado ubicado hacia el final del disco para no opacar el resultado más heavy de la placa, el cual intenta retomar en un aspecto mucho más power el siguiente “Tower of Fears” con esos coros semi operáticos que se dejan escuchar con encanto a pesar de lo artesanal del intento. “The White Voices” en cambio combina las armonias heavies con otras cuerdas de tipo acústico para conseguir un tema en que el aspecto vocal está trabajado desde tres partes: una con las usuales voces agudas de Daniel Reda, y las otras dos con una voz lírica femenina y otra de carácter más gutural que aparece en algunos pasajes, creando en general un corte de tipo más progresivo y folkie lo cual se convierte en uno de sus momentos fuertes en esta placa. Por su parte, “Go Your Own Way” es un poderoso medio tiempo cargado de dramatismo vocal con constantes cambios de juego femenino-masculino. El penúltimo “Epitaph” también destacamos como otro de los puntos de interés en el resalta todo el power metal técnico y adulcorado, el trademark autentico del power metal itálico como fue definido en su época por Labyrinth y Vision Divine, aunque sea en este caso un corte de neto trámite instrumental dejando un genial y complejo corte como “Until the End” para el cierre, nuevamente en que el protagonismo de las voces irrumpe con fuerza en un corte que melódicamente muestra una faceta mucho más progresiva en comparación al resto del álbum. Como decíamos en un comienzo, no son los días de gloria del power metal, pero este intento de Pandemonium sí que vale la pena su escucha. Más info y detalles en http://www.pandaemonium.org/  .

NOTA: 7.5 / 10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SINIESTRO “El Elegido del Mal”

SYMPHONITY “King of Persia”