HEIDEVOLK “Velua”


HEIDEVOLK  “Velua” – Napalm Records – 2015

Uno de los conjuntos más significativos de la reciente movida metalera que haya surgido desde Holanda en los últimos años es Heidevolk sin duda alguna, personalmente a mi entender una banda entretenida de oír al menos en estudio, que bien no tenemos ni de cerca la opción de llegar a ver esta banda en directo. “Velua” es  su quinta entrega, sucesora de “Batavi” del 2012, que de seguro espera posicionarse dentro de los mejores lanzamientos que el folk metal de tintes heroicos y melódicos pueda entregarnos este año. Son doce pistas contundentes a más no poder, en donde si bien la banda sigue ahondando en su faceta más melódica y heavy que por lo general han explorado con la mayor de las solturas, en esta ocasión se me hace que salvo por el aspecto vocal, muchos cortes son lisa y llanamente heavy metal de tomo y lomo, del bueno, bien duro y ejecutado a ratos, con un clima épico que se expresa por las particulares voces de  Lars NachtBraecker y Mark Splintervuyscht quienes realizan sendo aporte al alternan el registro limpio con el más brutal, los coros altisonantes que están más presentes que nunca, además de ese inefable componente folclórico que le otorgan el buen manejo de las cuerdas acústicas y el violin que aporta Irma Vos. Líricamente si con el anterior disco se habían adentrado en temas relacionados con la historia del Imperio Romano, en esta ocasión han querido regresar a sus raíces más autóctonas ligadas con la tierra que los cobija, particularmente con los Veluwe, que en esencia son aquellas zonas boscosas que se han logrado conservar con carácter de monumentos en los Paises Bajos, país de por si bastante industrializado pero que también se hace cargo como corresponde de sus zonas naturales que vale la pena preservar (igualito que acá), y que claro, en este caso Heidevolk utilizará como fondo para ilustrar sus historias repletas de duendes, elfos, fantasmas y personajes típicos de la tradición media europea.

“Velua” es de aquellos discos que se hace disfrutable desde sus primeros segundos, con un “Winter Woede” dotado de unas guitarras gigantescas y de mucho gancho, con los coros vibrantes (los “ooooooohhh” resuenan portentosos durante los primeros segundos). Se trata de un corte de heavy metal clásico por donde se lo mire, al menos el trabajo de cuerdas así lo deja demostrado, no obstante la combinación vocal y melódica te acerca irremediablemente a lo que Heidevolk siempre ha sido – en lo particular tras la aparición del majestuoso “Walhalla Wacht”, su gran joyita en mi humilde opinión - , esto es, una banda de mucho apego a la tradición folkie. “Herboren in vlammen” arropa con unos riffs mucho más power metaleros y rapidos, hímnicos en lo absoluto, con una batería potentísima por parte de Joost Vellenknotscher (particularmente son capaces de recordar en este corte a los últimos trabajos de una banda que en cuanto a estilo se les asimila bastante como son los isleños de Tyr).

Enseguida con “Urth” damos paso a un uptempo emotivo y épico, con las evocadoras voces de Lars y Mark que al hacer dueto dan un efecto tan profundo que llega directo al corazón, sencillamente notable. Las revoluciones las bajan algo con “De Hallen van mijn vaderen” mucho más ralentizados pero no menos heavies, lo que a la postre permite tomar una merecida pausa para el siguiente “De Vervloekte jacht”, mucho más heavy con un toque tradicional que al menos en cuanto a guitarras me ha recordado mucho el estilo de unos Hammerfall, realmente lúdicos y contundentes al mismo tiempo. La senda la mantiene en cierta forma el siguiente “Het Dwalende licht”, otro atronador corte, melódicamente orgulloso, rápido, atronador con los doble bombo de Joost que con sutileza complementa en buena forma la impecable faena de los guitarristas Reamon Bomenbreker y Kevin Vruchtbaert, que sin necesidad de tantos artilugios realizan una faena aplastante (ni que decir de los majestuosos coros centrales).

Y ya con un tono mucho más festivo y folkie, ideal para entonar con cerveza en mano, tenemos ese guerrero corte “Drankgelag”, que sin duda es una invitación a la juerga nocturna en medio de los bosques holandeses. El lado más místico es explotado con solemnidad en el tremendo “Velua” con un  juego de voces iniciales y unas atmósfericas guitarras que nos aportan uno de los mejores momentos de este álbum. En cambio en la más oscura “Een met de Storm” son capaces de alternar con unas melodías más heavy, unos riffs tremendamente cabezones que asoman de cuando en cuando y que constrastan con el violin de Irma para dar un enfoque mucho más tensional al conjunto, incluso en aquellas partes en que arremeten con unas armonías más propias del thrash. La emoción no la sueltan hasta el último respiro con ese enorme “In Het Diepst der Nacht” oscuro y con aires vikingos con la dupla vocal realizando un trabajo mucho más grave y profundo que en los temas precedentes además de tener el apoyo de una base rítmica de lo más variada que además de adquirir ribetes folk combinan acertadamente con unos acojonantes riffs más melódicos. Un trabajo con la calidad que cabía esperar de estos holandeses, siguen subiendo su nivel cada vez que les toca salir a escena con un nuevo trabajo, y es que desde su aparición allá por el 2005 con cada uno de sus lanzamiento siguen demostrando que Heidevolk está lejos de tocar techo aún. Más info y detalles en http://www.heidevolk.com/ y en http://www.facebook.com/heidevolkofficial .

NOTA: 10 / 10

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SYMPHONITY “King of Persia”

VIVALDI METAL PROJECT “The Four Seasons”