CRYSTAL BALL “Life Rider”


CRYSTAL BALL  “Life Rider” – Massacre Records – 2015
Crystal Ball es de aquellas bandas que desde comienzos de la década pasada viene de vez en cuando golpeando la mesa con el lanzamiento de discos que han estado deambulando entre el hard rock y el heavy metal de corte tradicional. Después de sus primeros discos entre 1999  y el 2000 tuvieron su primer salto a una disquera grande como fue Nuclear Blast con su vitoreado “Virtual Empire”, a la postre su mejor trabajo en toda su carrera. De ahí en más ha habido acercamientos con la energía e inspiración de este trabajo, como en “HELLVetia” (2003) y el anterior “Dawnbreaker” del 2013 pero creo que recién acá con “Life Rider” algo de esa lucidez y actitud se ha recuperado con creces. Hay un decidido paso hacia los sonidos más heavy metaleros, algo en lo cual tiene mucha de responsabilidad el productor y músico alemán Stefan Kaufmann quien los tomó desde el lanzamiento de “HELLVetia” en adelante, salvo en “Secrets” del 2007 (producido por Michael Bormann, también vocalista y productor). Con él la banda ha ganado en peso y agresividad, aunque también una cercanía tanto al sonido como al espíritu de los viejos Accept de sus discos más ochenteros, aunque con un guiño hard clásico suizo que ha contribuido a lograr señales de identidad distintivas para estos Crystal Ball. Este nuevo álbum es bastante aceptable y vacilable en muchos puntos, aunque como digo, a veces deja entrever demasiado la mano de su productor, algo en lo cual la banda quizás pierde mucho de frescura si se compara con cualquiera de sus tres primeros discos. Veamos que pasa..
“Mayday!” es el encargado de abrir los juegos, con unos coros enérgicos y bien en lo alto, rockeros en lo absoluto y una melodía pegadiza, breve y directa que precisamente lo que nos deja como sustancia en lo principal son esos repetitivos y contagiosos “Mayday!” como plato fuerte, con unos teclados de fondo que dan un cariz algo más lúdico, y por cierto también con un solo sencillo como es siempre la tónica de los suizos para luego seguir dándole con su ganador estribillo. Hay que decir que la banda de hard rock que conocimos en trabajos como “In the Beginning” o “Hard Impact” poco tiene de aquellos tiempos salvo por sus líneas melódicas que guardan mucho de ese resabio ochentero, pero por potencia e intensidad a día de hoy están insertos de lleno en el campo más heavy metalero. El siguiente “Eye to Eye” además de infundirle una carga dinamitera de gran contundencia, plan Accept por poner referentes cercanos, cuenta con la participación en vocales de la hermosa rubia finesa Noora Louhimo quien toda una fiera, hace excelente dupla con el más sosegado registro de Steven Mageney evocando a aquellas duplas doradas que de cuando en cuando nos provocan nostalgia como Ozzy / Lita Ford o Udo / Doro, realmente notable (puedes verles en el video que se acompaña a continuación).


Enseguida en “Paradise” retoman una línea más hard en la melodía central aunque las guitarras en ningún caso bajan los decibelios, lo que resulta en definitiva en otro tema de mucho gancho en plan Dokken. Con “Balls of Steel” tenemos también otro tema que en vivo debe ser todo un hitlight, y es que acá los suizos se anotan un punto a favor enorme, un tema de riffs poderosísimos y sumamente enganchadores, estribillos amenazantes en un uptempo de factura 100 % ochentera, cercano a sus propios compatriotas de Krokus, Bonfire o Cannon con un sonido más Accept, líneas corales que no necesitan de mayores adornos para sonar compactas y efectivas pensando en su efecto sobre el respetable. El medio tiempo “Hold your Flag” se nos queda algo atrás, salvo una vez más por sus conseguidos coros que en este caso hacen presentir ese efecto “estadio” que muchas de las composiciones de este álbum pretenden, pero que con mayor o menor eficacia y talento se obtiene según sea el corte que tratemos. De hecho con “Gods of Rock” esos “oooooohhh” iniciales hacen presagiar nuevamente que la cosa busca ese efecto inmediato sobre el oyente, y vaya que lo consiguen en base a una buena tanda de guitarras heavy de buena cepa.
En términos generales tratamos un disco que en cada pieza ha sido tratada como un auténtico hit radial, con el formato de hace treinta años eso sí, pero con el sonido ad hoc a nuestros días. Los guitarristas Markus Flury y Scott Leach no han escondido en ningún momento esa inspiración de todos sus ídolos con los que de seguro crecieron escuchando este tipo de músicos, y que unido a la sapiencia de sus productor, y a lo jodidamente pegadizas que suenan piezas como las nombradas y otras más como “Take it All”, la comedida y gigantesca “Rock of Life” y otra rockera y movediza pieza como es “Antidote”. No se si venía al caso agregar a modo de bonus los covers a Dio “Sacred Heart”y “Sign of the Southern Cross” que por lo demás también vienen en el nuevo tributo editado por el propio sello Massacre Records “A Light in the Black”, pero bueno, cuestiones de marketing y factores extra musicales están presentes detrás de esta movida que en lo personal no me genera ningún tipo de sentimiento extra pensado como un fan a la hora de querer conseguir este álbum.      Más info y detalles en https://www.facebook.com/crystalballrocks y en http://www.crystal-ball.ch/ .

NOTA: 8.7 / 10

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SYMPHONITY “King of Persia”

VIVALDI METAL PROJECT “The Four Seasons”