NUDO “Juicio Final”


NUDO  “Juicio Final” – CDuque Producciones – 2015
¿Qué más le podemos exigir al heavy y al power metal de las bandas de hoy en día siendo que cada vez que pones un nuevo disco te topas con elementos que de uno u otro modo siempre te recuerdan a algo ya hecho?? Una pregunta que puede dar a distintas respuestas según donde estén puestas las expectativas y exigencias de cada uno. Personalmente siendo mi estilo de metal favorito de entre todos los que he escuchado, hace rato que ya perdí esperanzas de encontrar material “original” al 100 %. Eso lo dejamos para bandas hasta fines de la década de los noventas, tipo Nightwish, Rhapsody of Fire, o mucho más atrás con Black Sabbath, Judas Priest y hasta algunos otros cuya inclusión no agregaré para no discrepar con otros que quizás tengan otra mirada al respecto. El punto es que nada de lo que haya aparecido en los últimos quince años a mi juicio cumple con características absolutamente novedades si se compara con mejores épocas pasadas, y es que nostalgia más, nostalgia menos, los más románticos del antiguo metal notarán que por mucho que se haya avanzado en los últimos años en términos de sonido, ejecución y número de bandas, todo lo que a día de hoy se sigue haciendo, ya se hizo antes. ¿Qué hay de malo con eso después de todo?? Nada en particular sin duda alguna, aunque cualquier producción reciente – como la de estos hispanos de Nudo – inmediatamente tiende a toparse con ese primer bache en el camino que tiene que ver con esa sensación de deja vu o de “esto ya me huele a…”.
“Juicio Final” es una de esas placas que fácilmente engancha gracias a esa fórmula repetida y ganadora como es contar con geniales estribillos, riffs punzantes y electrizantes en emotividad y agresión – base creo yo para cualquier banda de buen heavy que se precie de tal – además de músicos de alto nivel técnico y vocales altisonantes. Jesús Izko creo que en ese sentido realiza una labor de puta madre, muy corajudo en cada una de las líneas que un buen frontman debe saber como acometer tanto en mantener tonos como en alcanzar los más altos. A ello sumarle una composición variada y equilibrada que pasa por contar con temas rápidos y trepanadores, medios tiempos cabezones, algunas piezas más rockeras (como ese notable “Si no estás” que mágicamente se me quedó en la punta de la lengua tratando de tararear ese rítmico coro)  y alguna que otra balada medianamente decente. Pero a pesar de todo ello siempre hay algo que les lleva a estar a la sombra de alguna otra banda que ya estuvo en estos caminos antes que ellos, punto que precisamente me lleva a pensar que no obstante el buen hacer de Nudo en este álbum, esto no es en definitiva un trabajo de aquellos que pasará a la historia del género, bueno sí lo es, disfrutable con todo, pero no ofrece cosas nuevas.
Todo eso para ser bastante honesto es la primera sensación que me evoca este album, aunque hay que confesar que pese a las bajas expectativas iniciales no quiere decir que haya mirado por sobre el hombre lo hecho por Nudo. Por ahí se despachan unas colaboraciones notables como aquella en que figura el vocalista de Zenobia Jorge Berceo en el corte “Nada que perder”, dueto vocal emocionante junto a Izko sobre todo en ese majestuoso coro central en que sobre una base rítmica a mil por hora entre guitarras y la perfecta doble batería de Jesús logran una combinación francamente explosiva. Se trata en general de trece cortes con suficiente variedad dentro del estilo que representan, con sendos pasajes cargados de potencia y enorme despliegue técnico, como en el contestario inicio de “Juicio Final” en una línea bastante Judas por su agresivo estribillo, cosa que continua en buena senda en el más thrashero “Mirando hacia el frente” que también nos entrega unos vacilables coros de gran deje melódico. De todos modos recomendaría la escucha de aquellos temas más poderosos y con el pedal a fondo como llegan a ser los orgullosos e hímnicos “Con Uñas y Dientes”, el energético uptempo “La Lanza del Destino” que centralmente cuenta con un solo bastante prendido a pesar de su sencillez, al igual que en ese bestial “Sin Piedad” con todo ese estilo cercano a sus compatriotas de Guadaña o Templario (incluso toque similar a los primeros Metalium, que ya con eso se han ganado un lugar en mi corazón). Material más tradicional en el formato que nos regalan en el “acceptesco”  “Forjando Sueños” o en esa otra pieza de raíces NWOBHM como es la irresistible “Lobo Solitario”. Incluso el final “Luna Nueva” rompiendo mi expectativa de encontrarme con la habitual balada de cierre, nos deparan con otro contundente corte con ese olorcillo al heavy teutón de los ochenta.
En resumen, estamos ante un trabajo que hará pasar un momento más que agradable a cualquier que sea seguidor a ultranza del buen heavy y power metal melódico más reciente, aunque no tanto quizás a los que tengan esperanzas de lograr el nirvana a través de esta música. Esto de seguro no será la mejor opción después de todo, aunque si en esta existencia terrenal existe alguna banda que tiene las herramientas para componer temas entretenidos y cojonudos de seguro deben alistar en una de aquellas plazas a estos interesantes Nudo. Más información y detalles en http://www.facebook.com/nudobanda .

NOTA: 6.5 / 10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SINIESTRO “El Elegido del Mal”

NOTICIAS: Lanzamiento del single "Given Work" de los chilenos Renegade - 22 de septiembre