HUNTRESS “Static”


HUNTRESS  “Static” – Napalm Records – 2015
No había escuchado mucho de esta banda norteamericana antes que desde las oficinas de Napalm Records nos hicieran llegar el promo de estos Huntress. Un primer demo editado el 2007, un EP allá por el 2010 y de ahí el fichaje con este sello austríaco para el lanzamiento de tres discos a contar del 2012 (“Space Eater” ese mismo año y luego “Starbound Beast” el 2013). Una formación que destaca por su vocación por el metal más tradicional, derrochando calidad y agresividad de principio a fin en cada trabajo, y por supuesto por tener entre sus filas a una vocalista de armas tomar, una Jill Janus que sin duda es uno de los tesoros mejor guardados del underground norteamericano, y que con este nuevo disco no dejará espacio para argumentos ni razones en contra de su innegable calidad como vocalista, heredera de un legado que en los ochentas siempre recordaremos gracias a las primeras chicas que en algún momento se tomaron esto del metal casi tan o más en serio que sus colegas del sexo opuesto (y como si fuera poco, la chica es guapa, que más se podía pedir, jejeje).
Agresividad salvaje es la que se deja sentir desde el primer track “Sorrow” con unos riffs aplastantes que prácticamente se camuflan con ideas más cercanas al thrash metal que al heavy, con una vocalista como Jill Janus que durante todo el álbum podrás apreciar como una auténtica poseída vociferando como si sus propios demonios internos la alentaran a ello en cada nota. De veras que esta chica podría decirse que cuenta con los cojones necesarios para cantar heavy metal con actitud, casi como si Ann Boleyn (Hellion), Wendy Williams y Doro Pesch se hubieran tomado posesión de su alma y voz para indicarnos que las chicas que cantan heavy metal de vez en cuando también lo pueden realizar con una actitud que muchos pensarían exclusivo del género masculino. Aquel que así piense mejor que desde ya vaya incorporando a su colección los discos de estos norteamericanos porque acá tendrán mucho material para meditar y sacar propias conclusiones.
Dijimos que “Sorrow” es un tema rápido y letal en toda su extensión, con Jill como una de sus principales bazas, aunque tampoco es que los guitarristas Eli Santana y Blake Meahl no convenzan; muy por el contrario, su labor es del todo fundamental en cuanto a solidificar aún este álbum con riffs y solos absolutamente rotundos. “Flesh” engancha de inmediato con uno de esos riffs dignos del mejor power metal americano a lo Jag Panzer, Vicious Rumors y también como los recordados Hellion, para luego seguir con “Brian”, en un corte que intercala ritmos medios con unos estribillos más agresivos que me han recordado menudeces a King Diamond como así también a los más vigentes polacos de Crystal Viper. Creo que justamente con estos últimos debe ser el principal paralelo que se me viene a la mente tras escuchar este trabajo de principio a fin. Con “I want to wanna wake up” se anotan otro de esos cortes fulminantes, directo a la yugular con unos riffs gancheros en plan clásico y mejor aún por la aguerrida performance de la blonda Jill Janus que no cuesta trabajo en decir que sus cualidades como frontwoman son de lo mejor que me ha tocado escuchar en bastante tiempo (habrá que investigar que tal han sido aquellos trabajos previos, que según se lee dan para dispares puntos de vista…).
La pausa la viene a poner un oscuro y épico medio tiempo llamado "Mania" con una vibra diabólica desde todo punto de vista: lírico, musical y sobre todo vocal (solo cosa de pegarse a oír el detalle de la faena de Janus en aquellos momentos de mayor agresividad… notable ¡¡¡¡). Pero la intensidad no cesa, y con “Four Blood Moons” y todo su ocultista mensaje de fondo tenemos también otro corte arrasador, con un Tyler Meahl muy fecundo tras los parches y la doble pedalera, conduciendo un tema con un feeling a medias entre Judas Priest y Motörhead. Y para mejor, manteniendo el espíritu en lo alto, con “Static” asistimos a un uptempo generoso en guitarras gruesas con un gancho demoledor y un solo breve pero fulminante. “Noble Savage” incluso alterna con algunas cuantas ideas tomadas del epic doom y el hard rock ochentero, pero siempre tamizadas bajo un filtro heavy con unas desquiciadas segundas voces angelicales a cargo de la misma Jill que van creando un contrapunto satánico con su registro principal. Un disco que durante los cuarenta y siete minutos que apareja no deja espacio para desperdicio ni fisura alguna, heavy metal duro y del más auténtico se deja escuchar en cada nota y en cada armonía por lo que si lo tuyo va por un metal descrito en estas condiciones, simplemente acude a esconderte cuanto antes en tu refugio más próximo, no sea que esta “cazadora” termine por liquidarte y dejarte “estático” para siempre. Más info y detalles en http://huntresskills.com/ y en http://www.facebook.com/HuntressKills .
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SYMPHONITY “King of Persia”

SINIESTRO “El Elegido del Mal”