QUEENSRYCHE “Condition Human”


QUEENSRYCHE  “Condition Human” – Century Media – 2015
El escuchar la actual versión de Queensrÿche ya sin el mítico Geoff Tate en vocales resulta del todo extraño considerando que gran parte del historial de la banda se funda en la carismática presencia que durante décadas marcó la carrera de los de Seattle. Pero como en mucho orden de cosas, hay cambios que en alguna momento de la existencia es necesario realizar sean impopulares o generen las resistencias habidas y por haber. Sin duda que los fanáticos más acérrimos de Tate tal vez puedan sentirse algo defraudados por esta versión que desde el 2013 ha querido mantener con un vocalista como Todd La Torre al frente (ex Crimson Glory), pero sinceramente creo que con todo lo que pueda pensarse o decirse, los caminos separados entre Queensrÿche y lo que actualmente Geoff ha sacado bajo el nombre de Operation Mindcrime es lo mejor que podría haber ocurrido de todas las alternativas posibles. Seamos justos: cuantos discos “realmente memorables” recuerdas de Queensrÿche desde la salida de “Q2K” en adelante?? Con esos coqueteos entre lo alternativo, lo progresivo y el grunge sin lograr exitos rotundos de esos que nos habían acostumbrado con los seminales “Rage For Order”, “Operation MIndcrime” y luego “Empire”, el panorama cada vez comenzó a ponerse más cuesta arriba. Sumarle a ello que la calidad vocal de Tate poco a poco empezó a apagarse con el correr de los años, y que por otra parte en los últimos años la banda daba más noticia por sus constantes problemas personales que por lo meramente musical. La ruptura final en el 2012 creo que fue un momento de inflexión que solamente debía calmar las aguas y esperar los frutos que de ello pudieran salir tanto de uno como de otro lado.
Dicho y hecho: en el 2013 comienzan carreras en paralelo con una formación comandada por Geoff acompañado de músicos que habían trabajado en algún momento con él en su carrera solista o bien otros como los connotados bateros Simon Wright (Hellion, Dio, A-II-Z) y Brian Tichy (Pride & Glory, Ozzy, Aerosmith, Vinnie More), mientras que en paralelo los integrantes fundacionales Michael Wilton, Eddie Jackson y Scott Rockenfield (guitarra, bajo y batería respectivamente) recrutan al guitarrista Parker Lundgren y al excelso vocalista Todd La Torre para dar continuidad a su carrera. De esta última unión salió un buen disco como fue el homónimo “Queensrÿche” que retomó la senda del metal progresivo elegante de su mejor época con un impecable Todd que se calzó a la perfección los zapatos del titánico Tate. De hecho si se compara con el resultado que este último ha obtenido en lo musical con sus recientes Operation Mindcrime y su debut “The Key” y lo ponemos frente a este recién salido opúsculo “Condition Human” ciertamente me atrevería a decir que por K.O. en esta ocasión Geoff se ha llevado enorme paliza. De hecho, el primer pensamiento con el cual me he encarado la escucha de este disco ha sido “¿porque ha tenido que pasar todo esto para que finalmente Queensrÿche suena a lo que siempre hubiéramos esperado que saliera, pero con Tate al frente???”.
Si señores, porque este nuevo trabajo de Queensrÿche 4.0 creo que por todos lados es la mejor movida que el resto del clan podría haber decidido jugar una vez que las aguas se separaron. Este es el sonido que la banda nunca debió abandonar, por mucho que a Tate tuviera metido entre cejo y cejo el querer sonar a la vanguardia de los sonidos alternativos que se daban desde mediados de los noventa en adelante. ¿Cuánto tiempo perdido en esta suerte de dictadura compositiva a la cual sometió Geoff al resto de la banda durante tantos años? Por donde se escuche, estos nuevos cortes poseen una magia que en décadas los de Seattle no lograban, y si a ello además incorporas el excelso trabajo de Todd La Torre como vocalista con su presencia y tonos altos que suenan a ese mismo nivel de maestría que alguna vez tuvo Geoff en sus mejores años, entonces lo peor que se te puede ocurrir sería no prestar atención a este gran disco.
“Arrow the Time” se encarga de poner sobre el tapete los mejores cuatro minutos que desde hace muchos no oíamos en un opener de Queensrÿche, un tema veloz y rockero en esa misma línea que podría ponerlo próximo en espíritu y sintonía a un “The Needle Lies” (si hasta los solos de Wilton suenan absolutamente remozados, como para pensar si en realidad era la falta de De Garmo lo que durante tantos años se decía que penaba en esta banda). Y que me dicen de “Guardian”?? Un uptempo progresivo oscuro, complejo, con un genial despliegue de punzantes riffs y un La Torre llegando en gran forma a unos agudos superlativos. Pero el impacto no se detiene ahí, pues con el pesado medio tiempo “Hellfire” o esa enrevesada maquinaria desplegada en el elegante “Toxic Remedy” nos devuelven incluso a esta etapa más temprana de un “Rage for Order” o de un “The Warning” (incluso con un “no se que” que también me evoca a bandas de esos mismos años como Titan Force o Lethal). Repito una vez más: ¿Por qué tantos dimes y diretes, tanto escupitajo, tanta maniobra truculenta entre unos y otros, cuando la habilidad para componer música tan espectacular siempre ha estado ahí? Era esto señores, y no otra cosa, lo que esperábamos de Queensrÿche: que la música hablara por si misma, y ahora por fin han sacado la voz fuerte y clara con estas doce nuevas composiciones.
El trabajo no para de entregarnos momentos soberbios de metal progresivo lúcido y rico en matices, emoción y garra metalera. Ahí están el complejo y moderno medio tiempo “Eye9”, la power ballad “Bulletproof” que ya sea por la melodía in crescendo guiada por la dupla Wilton - Lundgren o por la interpretación cautivante de Todd se transformará de seguro en un infaltable en sus futuros conciertos. O que me dicen de ese notable “Hourglass”, que con sus riffs envolventes en un atmósfera a medias entre hard y heavy te deja en shock de la sola impresión de escuchar tanto sus notas como a La Torre entregar lo mejor de su talentosa condición vocal. Como si fuera poco, otro corte rebosante de heavy metal clásico nos dejan en “All There Was” que con seguridad está destinado a convertirse en un clásico instantáneo de la banda (que solo más notable por parte de Wilton… por favorrrr ¡¡¡). A lo dicho y confirmado: en años este es el mejor Queensrÿche que podríamos haber esperado jamás, y aunque pueda doler a los fanáticos de Geoff Tate, pero hay que agradecer que la separación se haya producido en este momento y no siguieran adelante con una carrera que cada vez parecía hundirse más y más con cada nuevo trabajo. Más info y detalles en https://www.facebook.com/queensrycheofficial y en http://queensrycheofficial.com/ .

NOTA: 10 / 10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SYMPHONITY “King of Persia”

SINIESTRO “El Elegido del Mal”