RHAPSODY OF FIRE "Into The Legend"


RHAPSODY OF FIRE  “Into The Legend” – AFM Records – 2016
Después de el abrupto pero amistoso término de la relación entre Luca Turilli y el tecladista Alex Staropoli, la salida en el 2013 de un errático disco como fuera “Dark Wings of Steel”, más la cinemática vuelta de Luca con su propia versión más electrónica de lo que fuera Rhapsody en sus mejores tiempos, era cuestión de tiempo esperar la reacción que podría llegar a tener Rhapsody of Fire para contrarrestar el mar de dudas que se venía sembrando en torno a ellos. La presencia del guitarrista Roby de Micheli a mi juicio creo que paso en cierto modo desapercibida en el anterior trabajo, y eso que proviene de la misma escuela musical que Turilli (ambos compañeros de clase en sus inicios), pero hay que dejar claro de inmediato que en este disco el tipo se ha reinvindicado plenamente realizando una faena encomiable contribuyendo  montones a lograr de este nuevo “Into the Legend” a ser lo que se percibe será un regreso triunfal a los mejores días de la banda. Claro que en ello el resto de los muchachos tienen mucho que decir también. Recordemos que Alex Staropoli ha asumido en buena parte el grueso de la labor compositiva y arreglística de la banda, siendo en este momento el corazón que bombea sangre a este conglomerado itálico. También la voz característica de Fabio Lione sigue sonando de maravillas (no lo vamos a descubrir ahora), más el aporte en los parches del técnico teutón Alex Holzwarth y del bajista Alessandro Sala también dejan lo suyo, y en ese sentido la banda suena más que nunca justamente a eso: una verdadera banda.
Y es que en realidad no puedo estar más feliz con este retorno de la banda al sonido que nos cautivara allá por finales de los 90s. En pocas palabras “Into The Legend” retoma ese clásico sonido patentado principalmente en trabajos como “Legendary Tales”, “Symphony of Enchanted Lands” y “Dawn of Victory”, que al menos para mí constituye su gran tríada y la época dorada de la banda y que tras ello solo se limitara a mantener su status con los discos venideros. Lo principal ya había sido dicho y hecho. Decir que este álbum es una reinvención de  sí mismos o un golpe a la cátedra sería exagerado y hasta falto a la verdad. Sólo se trata de volver a echar un vistazo a la fórmula exitosa de antaño y de reconocer que los fanáticos (me incluyo) pedían justamente la vuelta hacia el sonido matriz, algo básico y sencillo de llevar en términos concretos a la música (no sé si cabe hablar de básico y sencillo en la música de los italianos, pero los seguidores de la banda de seguro lo entenderán). No se tratará de seguro del mejor álbum de la banda en toda su carrera - pues para eso están los trabajos antes nombrados -, pero sí se  trata de uno que los devuelve a un primerísimo nivel de interés, y es que por fin escuchamos un trabajo 100 % Rhapsody of Fire con todo el trademark de la banda, sin un Luca que  muchos tal vez aún lamentan su salida, pero sí con la esencia de su estilo: pomposo, exuberante, barroco, grandilocuente, técnico y muy pero muy poderoso.
“In Principio” es el habitual intro rhapsodiano, algo más oscuro en sus primeros segundo hasta que asoman las primeras notas sinfónicas más unos imponentes corales con toda la gloria que servirá de antesala para que irrumpa pletórico el primer sencillo “Distant Sky”, un tema preciso, veloz, con un correctísimo hacer por parte de De Micheli que ahora sí saca a relucir todo lo que esperábamos de él cuando se le anunciaba como el nuevo hacha de la banda en reemplazo de Turilli. A lo largo del álbum se le escucharán prodigiosas notas saliendo de su instrumento, recordando en mucho a su predecesor, pero incluso añadiendo unas cuotas de virtuosismo propio que realmente han colmado todas mis expectativas. En este tema particularmente hay una vuelta hacia ese sonido del “Dawn of Victory” con un Alex Holzwarth aporreando los tambores con una precisión milimétrica, además de esos arreglos sinfónicos y corales de fondo que acompañan muy bien a la siempre acertada y dramática interpretación de Lione en la voz.
El siguiente “Into the Legend”, además de ser el single para el cual han rodado su videoclip promocional, es otro de esos temas característicos en el power metal de los italianos, el riff típico de oír en la banda aunque algo más oscuro en su avance, punzante y técnico con algunos arreglos progresivos en pasajes puntuales pero rematando con ese habitual estribillo y coro hímnico que no te podrás sacar de la mente por un buen tiempo. “Winters Rain” en cambio es un medio tiempo que se vale un riff bastante marcado que lo acompaña durante gran parte del tema adquiriendo ribetes hard rockeros con toques progresivos, además de unos arreglos más folk en los teclados, en lo particular me ha recordado al riff central de un tema como “Still of the Night” de Whitesnake, aunque no sea más que en detalles claro está, ya que en los coros una vez más logran unas subidas realmente memorables acompañados del factor orquestal que acrecienta aún más el efecto himno.
Luego en “A Voice in the Cold Wind” tenemos uno de los mayores aciertos en términos compositivos y de detalles en arreglos. Las delicadas notas de flauta y piano dan paso a un corte de toque folk epic que no escuchábamos tan bien engranado desde la etapa de un “The Village of Dwarves” o más atrás desde un “Forest of Unicorns”, aunque en este caso hacia el puente y coro aparece más presente el elemento metal dotando de mucha más fuerza al resultado final, fuera de un estupendo solo por parte de De Micheli.
“Valley of the Shadows” añade un componente power progresivo que bien podría haber sido un tema de una banda como Symphony X en términos de riffs y ambientación, pero claro acá los italianos dejan su impronta con un corte de muy buen gancho, notas de oscuridad presente en el aire y otro coro simplemente excelente, cantado en latín a todo pulmón por Lione que infarta por sus altas cuotas de emotividad que impregna a su interpretación. De Micheli nuevamente también realiza otro solo que recordará en forma profusa a don Turilli quien tendrá que aprender a disimular muy bien su envidia cuando llegue a escuchar esta obra de sus ex compañeros.
La balada del álbum es “Shining Star”, tema precioso que nos deja al siempre acertado Lione quien sabe como tocar la vibra melodrámatica a la perfección cuando se trata de este tipo de tesituras, que por lo demás en este caso viene bien ambientada con notas sinfónicas, piano y guitarra en el fondo. Nunca será lo mismo escuchar a Fabio con sus otras colaboraciones o proyectos que hemos oído en el pasado (Angra, Vision Divine, Athena o Hollow Haze y tantas otras) comparado a lo que hace con Rhapsody of Fire, siempre se guarda lo mejor para su banda de toda la vida.
El power metal sinfónico más trepidante vuelve de la mano de un veloz y correcto “Realms of Light”  que como elemento constante en su melodía destacaremos el incesante baqueteo de mr. Holzwarth además de los omnipresentes teclados de Starapoli poniendo notas electrónicas al frente. ¿ El solo de Roby de Micheli? Al desnudo y uno de los mejores que escucharás en esta placa sin duda alguna. La potencia no dejará de sonar en tus oídos de todos modos pues el siguiente “Rage of Darkness” es otra de esas piezas que adorarás desde el primer segundo por sus generosas muestras de poderío que con el habitual brillo que tan reconocible es la banda desde sus primeros trabajos, gracias también a don Alex Holzwarth que como todos sabemos desde su entrada a la banda marcó un antes y un después con su innegable capacidad técnica impregnando un sello teutón en la forma de ejecutar la batería que significará una dosis adicional de power a la música de Rhapsody of Fire. El duelo de guitarra y bajo es otro elemento notable, al igual que el nuevo solo de Roby que acá se viste de virtuoso al más puro estilo Michael Romeo logrando otro duelo espectacular, esta vez con el teclado de Starapoli. “Power metal at the best” como dirían los gringuitos.
Para el final nos dejan algo que también echábamos de menos como es ese típico tema extenso y cinemático pero de mucha pompa y grandilocuencia como en el pasado han sido “Symphony of Enchanted Lands”, “The Mighty Ride of the Firelord” o “Gargoyles, Angels of Darkness”, que en esta ocasión asume la forma de “The Kiss of Light” que tras una introducción orquestal da lugar a un medio tiempo bastante elegante y pesado en la entrada conducido con un Lione al cual a esta altura del trabajo sigue deslumbrando como si fuera el primer corte, aunque por acá con mucha mayor presencia de la orquesta acompañando de fondo. Dentro de las maravillas que pueden contarse está el dueto vocal entre Lione con una voz soprano cuyos créditos no me quedan del todo claro al leer la hoja promocional que acompaña al disco cantando en este caso en italiano.
Ahora sí muchachos que se han despachado el álbum que muchos quisimos oír desde años en la banda. Este es el Rhapsody que conocimos en esos maravillosos primeros años de carrera, remozados talvez por toda el agua que ha pasado bajo el puente. El sonido es producto de lo hecho en mezclas por Alberto Bravin (Echoes studios, Trieste, Italia), mientras que el productor nominado al Grammy,  Maor Appelbaum (Halford, Faith No More, Dokken) se ha hecho cargo de la masterización. Siete meses trabajando secretamente en cuatro estudios distintos en un disco que a todas luces sino llega consolidarse como su mejor obra en su carrera, no estará lejos de ello. La ambiciosa labor de Staropoli está presente en cada recoveco de este álbum y al menos para mi gusto cumple todas las expectativas que previamente habían levantado los adelantos de “Into the Legend” y “Distant Sky”. La portada es un detalle no menor, que si bien más parece estar sacada de la imaginería propia de películas como “Transformers” se acopla al concepto músico visual de la banda (punto para el ilustrador y cantante colombiano Felipe Machado detrás de todo esto). En fin, Rhapsody of Fire vuelve en gloria y majestad, y creo que desde ya apunta a convertirse en uno de los buenos lanzamientos que tendrá este próximo 2016, que si bien aún no empieza ya da muestras de que podría ser esperanzador en términos de buena música.  A esperar que con este disco tengamos la posibilidad de verles nuevamente en nuestro país. Más información y detalles en http://www.facebook.com/rhapsodyoffire  y en http://www.rhapsodyoffire.com/ .

NOTA: 9 / 10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SINIESTRO “El Elegido del Mal”

NOTICIAS: Lanzamiento del single "Given Work" de los chilenos Renegade - 22 de septiembre