CRONICA EN VIVO: Metal Melodic Fest Pt. 2 - 23/01/2016

El  lugar de encuentro en esta ocasión ha sido el Bar Cívico en pleno centro de Valparaíso, donde a eso de las 22:00 horas nos convocaba la presencia de tres bandas santiaguinas como son Alterhyde, Minerva y Projector más los porteños de Burning Dusk, estos últimos en el marco de la presentación de su disco debut “Scavenger of Light”, uno de los lanzamientos más esperados desde la aparición de esta banda allá por finales de la década de los 90s y que tras ires y venires en su alineación y en su carrera, por fin han conseguido la grabación de un estupendo material sobre el cual hablaremos en un futuro review. Desde luego que todo esto englobado en lo que se ha dado en conocer como el Metal Melodic Fest Pt. 2, la continuación del concierto equivalente que tuvo lugar en Santiago hace una semana atrás con casi el mismo cartel que visitó nuestra ciudad (a excepción de los heavies de Sobernot en cuyo lugar vinieron los más brutales de Projector).


Sin duda que era una buena noche para escuchar metal en vivo, y es que a pesar del intento de lluvia tropical que se había anunciado, la cosa no pasó más allá de una pequeña llovizna que estuvo muy lejos de restar incentivos a los asistentes a la hora de apoyar las cuatro bandas chilenas. La preparación de los detalles y pruebas de sonido finales llevó a que la primera banda subiera al escenario a eso de la medianoche, donde ya había un buen marco de público estimado en casi cuarenta o cincuenta personas que ya empezaban a pedir la partida del show. 

De la primera agrupación - Alterhyde -  podemos decir que presentaron un sonido algo débil en relación a las siguientes bandas (al menos en los primeros temas) , con un retorno algo inestable, no obstante lo cual me parece que presentaron una actuación energética en base a un contundente y moderno metalcore con algunos ribetes progresivos y apoyados en el uso de sintetizadores que permiten que su música logre los adecuados canales de desahogo a un estilo que en lo personal me parece que hace rato viene pidiendo algo más de variedad y no el típico “copy paste” a lo Lamb of God con toques de Pantera. De esos ya hay muchísimos, para todos los gustos y colores, pero lo de los santiaguinos me parece que intentan adentrarse por unos ribetes algo más complejos aunque no por ello se olvidan del lado más agresivo, algo que en temas como “Sueños”, “Seis” u “Olimpo” han dejado suficientemente claro en esta actuación. Una banda relativamente joven, con poco más de dos años de vida, y que se aprestan a realizar oficialmente su debut durante este 2016 según nos adelantaron. Habrá que no perderles la pista, al menos lo oído en esta presentación sonó más que interesante y da para mantener la ilusión en alto sobre sus capacidades.




Finalizando la actuación de Alterhyde, venía otro grupo capitalino como es Minerva, quienes también aún están en plena fase de grabar y componer los temas de su debut discográfico (no obstante por ahí han editado un par de singles como “Antiheroe” y “Creí en Ti”). Al igual que los anteriores, toda su juventud y ganas de darse a conocer ha redundado en una actuación en donde la energía de su puesta en escena es algo digno de mencionar. Correctamente plantados sobre el escenario, su performance apunta a explorar un death melódico moderno cercano a lo hecho desde “Figure Number Five” en adelante por los suecos de Soilwork, además de otras bandas foráneas tipo Machine Head o Mnemic con mayor énfasis en las vocales brutales a cargo de un desaforado Pablo Díaz y a un gran hacer técnico por parte de sus guitarristas Álvaro Fuentes (ex Ethernia y Break.Down. No siendo una banda tan conocida por estos lados, me parece que tuvieron una recepción adecuada por el respetable, que merced a un sonido mucho mejor logrado que sus predecesores, lograron enganchar con su propuesta. Su machacante base rítmica permitió que temas como “Ahogado en un mar de dolor”, “Detrás de la Máscara” o el propio single “Antihéroe” sonaran como un auténtico cañón. Uno de los puntos altos fue la versión hecha al clásico de Sepultura “Roots Bloody Roots” que fue seguido y cabeceado por buena parte de los asistentes (me incluyo).




Después de casi cuarenta minutos de actuación, llegaba el turno para los locales de Burning Dusk. Un público a esa altura aún presente y cautivo esperando por verles en acción para atestiguar todo lo que el actual trío ha logrado crecer musicalmente en los más de quince años de trayectoria, no obstante los períodos de inactividad que ha habido en el intertanto. Cerca de las tres de la madrugada debió haber sido el inicio de su presentación, la cual como mencionábamos más arriba se enmarcaba con el principal objetivo de promover su recientemente salido disco debut “Scavenger of Light” el cual - cómo podremos comentar a futuro – es un trabajo que ha valido absolutamente la espera gracias a detalles que van desde la portada, una cuidada producción y unos temas que están realmente de película.


El trío comandado por el guitarrista Erick Grawe, el batero Christian Glavich, y su más reciente incorporación, el vocalista y bajista Andrés Arancibia (ex vocalista de Minerva, lo que son las cosas…), comenzaron su actuación de lleno repartiendo brutalidad y buenas dosis de melodía a los oídos de los asistentes. El constante apoyo en controles por Nicolás Arce – el productor que les ayudó en la grabación del disco que además ha trabajado con bandas como Polimetro y Husar – se hizo notar para que consiguieran un sonido de lujo sobre el escenario del Cívico. 

En los algo más de treinta minutos de su presentación, los porteños se dieron maña de tocar prácticamente en forma íntegra el nuevo álbum, demostrando lo sólido de su propuesta, con temas que demuestran una clara evolución técnica desde aquellas primeras tomas que contenía su viejo EP del 2001 “Shameful Angel” y que han sido mejoradas en la grabación de este “Scavenger of Light”. De otro modo, no me explicaría lo bien que han sonado temas como “Deadbed”, “Pariah Generation” o “Hell To Pay” en donde el vértigo en la batería de Cristián, la brutalidad desgarrada de su vocalista Andrés y la pulida técnica de Erick en las guitarras han sido una constante en cada pieza que mostraron en esta actuación. De ahí también se produjo una conexión casi instantánea con el público asistente quienes siguieron con interés esta vibrante demostración de poder metálico por parte de Burning Dusk.





El último grupo que cerraba este cartel del segundo Metal Melodic Fest era los también melodeath santiaguinos de Projector, quien al alero de un disco debut editado el 2015 con el sello Australis Records llamado “Between the Nature and the Ego” venían por primera vez a la ciudad puerto con el ánimo de dar a conocer su propuesta. Honestamente, y al igual que nos ha tocado presenciar en otras ocasiones y en otros escenarios, el hecho de hacer carteles tan largos, que más aún inician tan tarde en relación a la hora originalmente programada, termina por dejar sus damnificados. En este caso, Projector pagó los platos rotos no por ser una mala banda (muy por el contrario, ya que lo apreciado dejó entrever un gran trabajo de fondo), sino porque a esa altura – 4.00 AM como hora de partida aproximadamente – ya los asistentes habían empezado a abandonar en masa el recinto. Falta de respeto, pruebas de sonido muy tardías, o simple cansancio ante una velada tan larga, el caso es que los santiaguinos se presentaron ante un muy  minúsculo grupo de asistentes (quince personas sería mucho decir) pero que no fue obstáculo para observar una presentación igualmente sólida y contundente. 

Con un nombre como Projector, lo primero que había imaginado era que trataríamos con una versión criolla de los suecos de Dark Tranquillity, y si bien los chilenos toman algo de esa propuesta basada en un death metal melódico a la escandinava, me parece que estos dejan de lado todo el lado más experimental y de teclados de los nórdicos para golpear con temas mucho más al hueso, bien directos guiados por el efectivo y gutural vozarrón de Felipe V. Tardíos pero radicales pueden ser palabras que resumen lo observado esa noche, y en ello destacaron cortes fieramente ejecutados como “Killing The True”, el single “Perfect Imperfection” o una de sus piezas más conocidas como es “Anima Mundi”, todos los cuales confirmaron que esta banda apunta a ser uno de los mejores esfuerzos criollos que el actual death metal melódico ha forjado en estas tierras tanto por puesta en escena como por la calidad de sus composiciones.



Un evento a todas luces bastante convincente respecto  a la realidad del metalcore y el death metal melódico en Chile con un grupo de bandas emergentes – como Minerva y Alterhyde - y otros en vías de consolidar su carrera – como Burning Dusk y Projector – que cumplieron su cometido a cabalidad. Todas las expectativas fueron colmadas en términos generales, ya sea en materia de audio como en la calidad de cada uno de los shows. Cada banda hizo lo que debía hacer, y lo mejor es que con mucho profesionalismo y clase. Esta es la senda que esperamos seguir viendo en los shows locales.
Más información sobre las bandas en:


Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SYMPHONITY “King of Persia”

SINIESTRO “El Elegido del Mal”