CLAUDIO CORDERO “Quasar”


CLAUDIO CORDERO  “Quasar” – Independiente – 2016
Junto a Alejandro Silva y Benjamín Lechuga, el ex Matraz Claudio Cordero sin duda alguna es desde hace mucho rato uno de los grandes referentes de las seis cuerdas en Chile y que este año ha decidido volver al ruedo con un triunfal álbum de aquellos en donde cualquier idea, sueño o concepto que atraviese por delante de estos músicos puede devenir en un monstruoso compendio de armonías, solos y riffs como los que se muestran en “Quasar”. Claramente este es un álbum inspirado en las estrellas y el acontecer cósmico, de ahí también que cada una de estas composiciones alcance tal nivel de brillo estelar sólo comparable a la luz que emanan de una supernova o de la más brillante de las constelaciones que puedes ver en una noche despejada lejos de la vida en la ciudad.
La entrada de este disco en realidad no podía de ser mejor forma que con “Outatime”, el cual es un exquisito tema de apertura tras el intro llamado “1.21 GW”, marcado por la velocidad en la batería de Felipe Cortés y el bajo potente de Mauricio Nader, justo antes del vigoroso solo de Cordero para una melodía principal fantástica y de ensoñación que afortunadamente no se agota en sus enormes despliegues técnicos y metálicos sino que además con mucha habilidad logra un enlace muy oportuno con otras melodías más hard y progresivas que nos hacen recordar lo mejor de un Paul Gilbert con sus Racer X. El manejo de las escalas y el devaneo más heavy que nos propone hacia la última parte del tema es un arsenal de artilugios que no puedes conformarte de disfrutar con tan solo un par de escuchas. “Quasar” en cambio es un viaje estelar con secuencias más propias del metal progresivo americano en el que poco a poco sus cadencias van subiendo el nivel de intensidad y sus riffs se vuelven más y más envolventes en materia técnica (realmente para aplaudir la consistencia del trío nacional, en especial del maestro Cordero a las seis cuerdas).
Pero que mejor que un trabajo de esta naturaleza pueda ofrecer distintas formas de utilizar el virtuosismo y así no hacer monótona la escucha. Trabajos instrumentales de esta naturaleza hay cientos en el mercado actual, pero he aquí un botón de muestra  de que hay formas inteligentes de hacerlo dinámico y atractivo al oído.  Por ejemplo, en “R’Lyeh” asistiremos a una de las piezas más agresivas de “Quasar” con un Cortés incorporando patrones propios del thrash en la ejecución de la batería, y un Cordero que se despacha una de las guitarras más agresivas y obsesivas del álbum, sin estar exentos de un groove muy moderno (por ahí me recuerda también el trabajo del norteamericano Jeff Loomis) que con el paso de los segundos se tiende a mover hacia los enrevesados sectores del progresivo.
La elegante y rockera “Cas Na Pivo” no contiene reglas de orden ni seguridad para el trabajo de Claudio y compañía, me parece que acá tratamos con una de aquellas piezas en donde  dejamos lo individualista que a veces pueden llegar a sonar este tipo de discos para abordarlo desde una óptica mucho más colectiva, en el que el bajo de Nader y la gran pegada de Cortés tras los parches, lo convierten en un auténtico lujo auditivo donde la suma de todas las intervenciones enriquecen el conjunto con una gama única de texturas. Y esos heavies riffs de “Zenith” se abren desde el inicio a una aventura progresiva con mayor presencia de teclados espaciales con un cierto resabio a unos King Crimson o unos Yes pero claro está, con un trabajo mucho más contundente y actualizado en el sonido de guitarras. “Quasar” es uno de aquellos discos instrumentales que difícil es no alucinar considerando la cada vez más creciente calidad técnica de sus integrantes. Una amalgama de sonidos y virguerías que demuestran el porqué del reconocimiento que estos músicos desde hace rato vienen recibiendo no sólo de la crítica nacional sino también extranjera. Después de escuchar al detalle este espléndido trabajo, con un sonido tan bien logrado (cuyo mérito también es entregado a sus músicos quienes se encargaron tanto de la composición, grabación y producción) y con un engalanado arte de portada (a cargo de Roberto Fernández) y un profesional diseño en digipack, que menos se puede decir del resultado final que no sean felicitaciones para este gran artista. Ojo con “Megalodon” que no obstante sus extensos ocho minutos, pasarán casi como nada con sus descollantes y mágicas melodías. Un enorme discazo, sin duda alguna. Detalles e info en http://www.claudiocordero.cl y en https://www.facebook.com/claudiocorderomusic .

NOTA: 10 / 10

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SYMPHONITY “King of Persia”

SINIESTRO “El Elegido del Mal”