JOSE ANDREA & URÓBOROS “Resurrección”


JOSE ANDREA & URÓBOROS  “Resurrección” – Rock Estatal Records – 2015
José Mario Martínez Arroyo nació un 2 de junio de 1971 en La Paz, en Bolivia, siendo a muy temprana edad trasladado a España donde creció y se desarrolló en el ámbito de la música. Su incorporación a Mago de Oz – quizás la banda más grandiosa y exitosa que alguna vez ha exportado el metal español – le permitió cosechar grandes éxitos y conocer muchos lugares en donde se hizo de un nombre no solo en España sino en el resto del mundo musical. Por todos conocido popularmente como Jose Andrëa, fue hasta el 2011 el frontman de esta legendaria agrupación. Sin embargo, por razones de salud el 2013 y producto de una grave enfermedad estuvo a punto de tirar la toalla. Su recuperación fue sorprendente y paulatina, y cual Ave Fenix logró sobreponerse y retomar su carrera solista que el año pasado le llevó a editar un nuevo álbum con su proyecto Uróboros, nombre tomado de aquel mítico símbolo griego que representa la eternidad y el nuevo ciclo que se renueva una y otra vez en base al esfuerzo. Conceptos y simbolismos que se alguna manera representan esta suerte de “resurrección” musical que le ha tocado vivir a José Andrëa, y con esta nueva placa se vuelve a meter de lleno en el primer plano musical, proyecto en el cual también ha logrado involucrar a sus compañeros de aventura en Mago de Oz como son el bajista Pedro Díaz “Peri” y el tecladista Sergio Cisneros “Kiskilla”.
En primer lugar creo que quienes esperen encontrar acá algo que recuerde a su ex banda se podrán sentir largamente decepcionados. El tipo hace mucho rato que dio ese capítulo por cerrado y este trabajo así lo refleja demostrando que su actual parada hard rockera es el punto de inflexión que necesitaba para comenzar su carrera de manera mucho más personal. Aunque claro, para los más nostálgicos habrá algunos leves detallitos como esas flautas folkie que aparecen hacia el final en “La Mujer Lobo” que de seguro hará que más de alguno pare las antenas y diga “Al fin ¡¡¡”… a no engañarse después de todo, ya que fuera de ese momento puntual el resto es una parada absolutamente distinta en la que Jose Andrëa y Uroboros busca enganchar a otro tipo de audiencias que poco pueden tener en común con los de Oz.
Para mí este álbum desde el primer al último corte se adentra con propiedad en los terrenos del hard rock melódico. Detalles, influencias, arreglos y melodías que se pasean indistintamente por diversos sonidos de esta variante musical. Sorpréndete si lo que tienes frente a tus narices es una música que te llega a recordar a bandas como Deep Purple, Whitesnake, Survivor, Toto, Stryper, Aerosmith o Scorpions. Creo que de todo ello, José y compañía han logrado acomodar lo necesario para sacar sus propias composiciones, y de ahí que aparecieran canciones plagadas de un buen gusto y de un gancho de alto vuelo. Es cierto que también en ello mucha de responsabilidad recae sobre sus músicos, como los guitarristas Jose Rubio (Nova Era, Dünedain, WarCry, Megara) y Chino Flores (uno de los grandes valores actuales de las seis cuerdas en España y que ha trabajado con bandas como Sinkope, Bucéfalo, entre otros), sin dejar de mencionar al buen batero Berni Ballester (ex Santa, ex Ñu), aunque se huele que el núcleo creativo central ha recaído en manos de José, Peri y Kiskilla, pues con tantos años de carretera intuyo que ha sido casi como juntar tres cerebros en uno.
“Resurrección” ha sido el tema con que han elegido abrir, que aunque personalmente no me ha parecido el mejor de todos tiene su gustito gracias a una melodía a medio tiempo en donde la voz de Jose Andrëa se va mostrando en espléndido estado, ya sea en aquellos tonos medios como en aquellos más altos donde aún demuestra que le queda temple para seguir encarando su labor de frontman tras tantos años de carrera. Ya sea en su timbre o ya sea por la cantidad de años trabajando en estas lides, mucho me ha recordado a otro incombustible del rock como es don Michael Sweet de Stryper. Escuchando su voz me recuerda mucho lo hecho por el norteamericano sobre todo desde que en el 2005 volvieran con su disco “Reborn”.
Con “La Mujer Lobo” tendremos un corte mucho más rocanrolero y que podemos tildar de “heavy” con un estribillo mucho más vacilable y cabezón que tiene ese toque a lo Deep Purple y Rainbow de muy  buen pie con el sonido del hammond siendo un apoyo constante a unas guitarras absolutamente ganadoras. Sin embargo, con “Para que nunca amanezca” ingresan con una melodía mucho más dura, con un hard heavy más cercano a unos Stryper o a unos Dokken: ¡Qué estribillo y que coro más pegajoso se han marcado en esta canción! (y desde luego otro punto en donde vale la comparación hecha anteriormente con Michael Sweet). En cambio, con “Sobreviviendo” incorporan una base más ligada al blues rock americano, romanticón a más no poder, con un climax majestuoso a lo Whitesnake de sus primeros discos.
De alguna manera en este disco el rocanrol de viejo cuño parece no querer aquietarse durante toda la hora que dura el CD. “En mi barrio nadie quiere dormir” es otro temazo de puro rock en plan Thin Lizzy, sencillamente un himno y con un entretenido duelo central de guitarras y teclados. Y luego en “La Torre de Cristal” con todo ese aire “purpleiano” en guitarras asomará un Jose Andrëa despachándose una corajuda subida tonal que te dejará con la boca abierta (si creías que ya no lo hacía o no le daba al cuero, este tema tapará cualquier duda al respecto). Y si pensabas que las baladas tienen que mandatoriamente ser parte de un trabajo de estas características, estás en lo cierto. “Redención Bafda” no sé si sea el mejor en su especie, pero la interpretación para este corte es muy sentida además de contar con un memorable solo de Rubio.
¡Vive!” con su ganchero rollo hard heavy setentero, la épica majestuosa que han logrado en “La salida del Averno” (con nada menos que diez minutos de un hard pomposo y detallista con variedad de colores y arreglos sumándole otros gritos al más puro estilo Ian Gillan de sus años mozos), la heavy y funkie “Amantes en Soledad” o el pesado final con “Jeckyll y Hyde” son todas las claves para comprender esta nueva vida en la que ha resucitado nuestro buen Jose Andrëa. Que los más acérrimos fanáticos de Mago de Oz lloren por siempre su partida de aquella banda no será nada en comparación a los resultados que esta nueva etapa promete. Una de las producciones más ambiciosas que se haya escuchado en mucho tiempo en el rock proveniente de la península ibérica. Ojalá y tengamos la posibilidad de verles pronto por acá. Más info y detalles en www.joseuroboros.ml y en https://www.facebook.com/JoseAndreaUroborosoficial/ .

NOTA: 9.5 / 10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SINIESTRO “El Elegido del Mal”

SYMPHONITY “King of Persia”