WITCHBLADE “Evolution”


WITCHBLADE  “Evolution” – Australis Records – 2015
Tras seis años después de su último lanzamiento de estudio como fuera “Reborn” –que editaran también junto a su ex vocalista y fundador, el ex Inquisición Freddy Alexis – lo de Witchblade ha estado marcado por una carrera enfocada a la actividad en directo, ahí “donde las papas queman” sobre los escenarios y que les ha permitido abrir para muchísimos nombres internacionales de la talla de Iced Earth, Iron Maiden, Angra, Gamma Ray, Kreator y un largo listado que muchos deben conocer a esta altura del partido . Con tantos años de carrete en el cuerpo, y logrando discos que han seguido una progresión ascendente es lógico pensar que este nuevo paso discográfico se presente naturalmente y tal como el título lo sugiere, como un auténtico paso “evolutivo”. A mi juicio, lo que hace Witchblade destaca dentro de la escena del heavy y del power metal melódico por siempre ir incorporando nuevos elementos que pueden hacer aún más llamativa su propuesta. En sus inicios lo hicieron adentrándose con propiedad en la movida del power metal de corte europeo cuando comenzaron sus andanzas allá por finales de los 90s con el álbum “I”; luego, en discos como “MMVI” e “Ignition” fueron capaces de incorporar las nuevas tendencias con algunos elementos progresivos y hard melódicos en su estilo, que más tarde con “Reborn” terminarían por perfeccionar en gran forma.
Era de esperar que con este nuevo “Evolution” no se detuvieran en su crecimiento musical, y es que a pesar de encarar muchísimos cambios en su alineación, como han sido la entrada de Julian Jabbaz en guitarra (incorporado en el 2013), así como la partida del nombrado vocalista Freddy Alexis hace un buen montón de años atrás, ello no ha sido obstáculo para que la banda pudiera mantenerse en pie y manos a la obra, se logró la incorporación para este disco de nada menos que dos vocalistas: una voz masculina a cargo de Pedro Etchepare y otra femenina a cargo de Pia Carpanetti, que para desgracia tal vez de quienes no hayan podido ver esta dupla en acción sobre los escenarios, después de la salida de este trabajo, por distintos motivos han tenido que dejar el grupo y en su lugar actualmente cuentan con la presencia del ex Delta Felipe del Valle. Triste digo, porque después de oír este álbum, la combinación de ambas voces es un detalle no menor que pocas veces puede escucharse y verse en una banda nacional en el ámbito del power metal, habiéndose logrado un resultado de gran pegada en los once tracks que contempla “Evolution”. De todos modos, ha quedado en evidencia de que Del Valle es también un buen frontman que de seguro dejará su impronta en lo que a Witchblade se refiere.
En términos de producción, lo que encontramos en Witchblade no nos sorprende para nada, y es que siempre han tenido el mérito de sonar en forma muy profesional a la altura de las mejores bandas que nos llegan desde el extranjero, por lo que si gustas de escuchar ese nivel de guitarras y batería que suenan como cañón en tus auriculares, este disco no te decepcionará. Musicalmente la dirección de este disco tampoco desentona ya que tenemos por acá una extensión de todo lo bueno que hemos conocido en el pasado de esta agrupación, es decir, más de ese power metal marcado por la riqueza de sus matices, por la buena técnica de sus guitarristas Julian Jabbaz y Felipe Majluf así como por la versátil batería de JP Hermosilla.
Sin embargo, era de esperar que el foco de la atención se mantuviera sobre el quehacer de los dos vocalistas, ya que cada uno tiene matices y colores muy diferentes y marcados, incluso para el común de las bandas de metal actual. Esto porque en el caso de Etchepare, su voz es de aquellas más calmas, con un deje melancólico que puede recordar a ratos a un Roy Khan (ex Kamelot) o a un Mathias Blad (Falconer), que ha sabido aportar con lo suyo especialmente en temas como “Never Spoke a Word” o “The Last of Us”.  Y en el otro rincón tenemos a esta cantante llamada Pia Carpenetti, de quienes ya sabíamos que en paralelo lleva su propia carrera solista como cantautora, y que me imagino participar con Witchblade ha significado una gran vitrina al poder mostrarse a otras audiencias así como probar sus capacidades en un exigente estilo como es el metal. Su particular voz denota mucha garra, fuerza y entrega en cada nota, logrando unas subidas realmente cojonudas apreciables en cortes como el veloz inicio de “Walk Alone” así como ese uptempo con resabios helloweenescos llamado “Not Enought” en los que en lo particular me ha traído a la memoria a esa gran vocalista belga como es Magali Luyten (ex Beautiful Sin, Ayreon, Virus IV, y muchas otras bandas y proyectos).
En su conjunto, “Evolution” tiene muchos ingredientes que se combinan en forma magistral. Positivamente podemos hablar del veloz power metal que descargan en el furioso “Walk Alone”, la técnica que despliegan en “Unbreakable” donde además Etchepare y Carpenetti se despachan enorme dueto vocal, y por supuesto antes también en “To Be Free” con un Pedro Etchepare cantando mucho más alto y exigido que lo que por tónica nos muestra en el disco. Sin embargo, donde más destaca la diversidad de la cual hemos venido hablando es en aquellas composiciones heavies, pero necesariamente veloces, como llegan a ser “Not Enought” con ese nivel de rítmicas que recuerdan un “I wanna out” de Helloween o un “Paradise” de Stratovarius pero en este caso con una aguerrida Pia tras el micro marcándose uno de los temas más emblemáticos de “Evolution”. En “Never Spoke a Word” también nos encontraremos con un melodía moderna de notas hard rockeras cantadas por un melancólico Pedro hasta que en el puente se combinan con la potente voz de Carpenetti (si se tratara de un duelo de seguro en este corte ganaba Pia). “The Last of Us” sigue una senda similar, más orientada hacia ese hard metálico, ese que con gran gusto y pegadizos coros sembraran los suecos de Nocturnal Rites en discos como “Gran Illusion” o “8th Sin” a mediados de la década pasada.
En términos generales, podemos decir que estamos ante un gran trabajo, de uno de los puntales altos del heavy metal nacional actual, y es que tras seis años sin nuevo material, ha sido un tiempo en el cual los frutos se han visto plasmados en un disco de gran calidad. Muy heavy cuando así quieren sonar (como puede ser en el enganchador “Sign of Salvation”) pero también dando espacio a un desarrollo de texturas más sensibles y evocadoras como puede ser la exquisita “The End” (donde incluso nos recuerdan con un componente gótico a bandas como H.I.M. o To Die For) o en la final balada acústica “Memories” donde cada vocalista saca lo mejor de sus capacidades en pos de lograr una composición de hipnóticos resultados. Es de esperar que no haya que esperar otro extenso lustro para ver algún nuevo álbum de esta banda. Un deber para quienes gustan del metal melódico nacional. Detalles e info en https://www.facebook.com/WitchbladeOfficial .

NOTA: 9.5 / 10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

SYMPHONITY “King of Persia”

VIVALDI METAL PROJECT “The Four Seasons”

ILLDISPOSED “Grey Sky Over Black Town”