CIVIL WAR “The Last Full Measure”


CIVIL WAR    “The Last Full Measure” – Napalm Records - 2016 

          Una de las más recientes y bombásticas fórmulas surgidas en Suecia en los últimos años que guardan directa relación con el power metal más glorioso y aventurado, sin duda han sido estos Civil War, los que formados de la escisión de Sabaton en el 2012 más la adición del omnipotente vocalista Nils Patrik Johansson (Lions Share, Space Odyssey, Astral Doors, entre otros) poco a poco han ido creciendo en su séquito de adeptos sembrando el campo de batalla con su impactante artillería de himnos metálicos con una breve pero intensa discografía y que con este “The Last Full Measure” ya consiguen alcanzar su tercera producción en una carrera ascendente, a pesar de que como muchos sabemos, lo que hacen en buena medida aún bebe directamente en lo musical y lírico, de su banda matriz como son los nombrados Sabaton

           Por una parte, sorprende lo rápido que ha resultado la realización de este disco, a tan solo poco más de un año de haber lanzado ese enorme “Gods and Generals” que si bien aún no lo terminábamos de disfrutar del todo, ya nos hemos topado con este “The Last Full Measure” que nos intenta enrostrar que con Civil War queda mucho material aún por venir. Honestamente no esperaba un regreso tan rápido, más aún cuando la banda en Europa sigue en plena promoción de su segundo disco, sin embargo el entusiasmo y la buena acogida han podido más al punto de lograr un trabajo totalmente bien facturado en términos de producción y compositivamente hablando con algunos cambios en el libreto que llegan en lo principal desde el acento puesto en la velocidad. Con ello no quiero decir que se hayan vuelto una banda de tantas con el pedal puesto en el acelerador pero de que han apurado el tranco, lo han hecho lo que deja como resultado varios cortes de verdad interesantísimos pero eso sí con algo de desmedro en cuanto a la emotividad que podías encontrar en su anterior trabajo. 

        Para comenzar, los suecos nos dejan nada menos que lo que apunta ser su primer single: “Road to Victory”, el cual vuelve a retomar las cosas en el punto preciso donde pusieran la pausa con “Gods and Generals” para así llegar a un tema que como opener consigue el efecto de introducirnos de lleno en la tónica de su estilo a punta de velocidad, doble bombo para dar y regalar por parte del técnico batero Daniel Mullback y el rugido de mr. Nils Patrik Johansson sonando presto con su particular y versátil registro mezcla de agudos y tonos más graves. Un corte muy bien conseguido, con arreglos cinemáticos gracias al aporte del tecladista Daniel Mÿhr. Esas pletóricas letras empapadas en sustancia bélica llenas de orgullo y honor se hacen palpables en letras tales como “El cielo puede esperar, porque tenemos varias batallas más que ganar” o “la lucha continua sin miseria, el futuro parece más brillante que nunca en el camino a la victoria”. Incendiario total.
   
               El segundo track es “Deliverance” y desde su partida se hace notar al ser un uptempo con una capa de teclados de base electrónica sirviendo de arrope para una poderosa carga de riffs de alto impacto que hacia el estribillo gana en contundencia gracias al refuerzo aportado por el batero Mullback. Otro corte en donde los coros han sido trabajados con suficiente dinamismo para que el ejército se motive más aún y que también cuenta con una sección central bastante heavy y enganchadora con suficiente cambios de ritmos que detonan desde la primera escucha. 

           Una de las piezas develadas con anterioridad era “Savannah”, el cual es todo un temazo que parte quizás algo desapercibido con esas notas de piano inicial, pero que a los pocos segundo el propio Patrik se encarga de ir añadiendo mayor contundencia desde sus marcadas líneas vocales, apoyado por supuesto por esas guitarras in crescendo por parte de Rikard Sundén y Petrus Granar que estallan en un estribillo y coro marcial de gran potencia para entonar a todo pulmón en el frente de batalla, uno de los principales puntos altos por el cual debería ser recordado este trabajo sin duda alguna. Y enseguida con “Tombstone” tendremos un tema bastante novedoso a pesar de su marcado énfasis power metalero, hecho marcado por ese toque “humppa” que otorga el uso de los teclados, consiguiendo un efecto muy folkie al más puro estilo de bandas como Korpiklaani o Finntroll, pero claro está, en clave heavy metal. 


         
             Por su parte, “America” pone su justa dosis de epicismo en un medio tiempo más elaborado que nos hará recordar lo que en el pasado pudieron hacer con temas como “Braveheart” o “The Mad Piper” logrando un correcto himno que sin tanta pompa logra un interesante cometido. Misma dirección para “A Tale that should never be told” en otra melodía más sesgada y marcial con unos profundos coros iniciales con la frase “Ave María” que va acompañando a esas siempre acertadas líricas mezcla de emociones e historia para conseguir un efecto de lo más impactante. Ojo con esa sección central que descarga unos poderosísimos riffs cortitos con apoyo de doble pedalera que por ahí podrían recordar detalles a bandas como Fear Factory



           Con “Gangs of New York” damos paso a otro corte en donde el protagonismo se basa en las melodías más densas y pesadas, con un coro desde luego alzado por mr. Johansson con toda esa historia que nos recuerda los orígenes de la Nueva York de 1900 con la llegada de las migraciones itálicas e irlandesas y el surgimiento de las primeras pandillas en la gran ciudad. Tras cartón, tendremos un cambio drastiquísimo: “Gladiator” es un corte de puro speed heavy metal infectando los aires con un poderío enorme con Nils sacando distintos tonos, algunos más graves como en la partida, para luego llegar a sus particulares agudos, sin dejar de destacar la labor del prendido batero Daniel y los solos a mil a cargo de la dupla conformada por Petrus Granar y Rikard Sundén. Brutalísimo tema por esta parte. 

            “People of the Abyss” remata con unas afiladas guitarras en plan medio tiempo volviendo a la épica como principal condimento para este tema aun cuando en los coros la aplanadora de Daniel otorga algo más de dinámica al tema en su conjunto. “The Last Full Measure” mantiene similar tónica destacando por su gigantesco y emotivo coro. Un disco que desde luego será totalmente atractivo si es que ya les venías siguiendo la pista desde sus dos primeras entregas, y si no, creo que no defraudará a quienes gustan de este tipo de aventuras ancladas en temas de guerra y una música de suyo muy contundente e interpretada con clase y distinción por este buen Nils Johansson. Ojo con esos finales “Strike Hard Strike Sure” y “Aftermath” que dejan lo suyo tras su ejecución: el primero con un tema cargado a la velocidad y al poderío y el segundo por una sentida balada (eso sí, peldaños atrás de lo que fuera “Schindler’s Ark” en su anterior álbum). 



FORMACIÓN:

Petrus Granar – Guitarra
Rikard Sundén – Guitarra
Daniel Mÿhr – Teclados
Daniel Mullback – Batería
Nils Patrik Johansson - Voz

WEBSITE: https://www.facebook.com/Civilwarsweden/ y en http://www.civilwar.se/ 

SONIDO: 10
PORTADA: 7
VOZ: 9
MÚSICA: 8

NOTA FINAL: 8,5 / 10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SINIESTRO “El Elegido del Mal”

SYMPHONITY “King of Persia”