HAMMERFALL “Built to Last”


HAMMERFALL   “Built to Last” – Napalm Records – 2016 

           Por constancia y ganas los suecos de HammerFall son una de aquellas bandas de las cuales siempre valdrá la pena estar atentos, no obstante sus últimos trabajos puede que no sean necesariamente los mejores que hayan podido entregar a una fanaticada que como pocas siempre se ha mostrado incondicional con los distintos momentos que la banda ha venido exhibiendo. Después de todo se han prodigado en toda su carrera por tener en las calles discos cada dos o tres años, como asi también mantener una formación casi intacta en los últimos quince años con Joacin y Oscar asumiendo total liderazgo, así como dejar tras sí numerosas giras que les ha llevado a recorrer con éxito gran parte del globo. No por nada uno de los bastiones para el resurgimiento y popularidad del heavy metal desde fines de los 90s hasta nuestros días se lo debemos – entre otros nombres – precisamente a estos suecos. 

           El nuevo álbum en sí podemos decir que es uno de los más entretenidos y sólidos que hayan podido editar en esta última etapa de su carrera. Anteriormente “No Sacrificy No Victory” fue un acercamiento bastante digno a esos primeros trabajos como su debut homónimo y el consagrado “Legacy of Kings”. Comenzar con un tema tan de puño en alto como es “Bring It!” con esas guitarras bien contorneadas con riffs afilados y poderosos, y esas líneas vocales en donde Joacin se escucha completamente victorioso como antaño, no es cosa menor. Con todo lo que tanto la banda como su nuevo sello habían estado anunciando, el resultado que se deja escuchar en este álbum desde luego que se congracia al instante con años esperando un disco a la altura de la leyenda forjada en sus primeros años. 



          El marcial ritmo de “Hammer High” es de esos que a su paso depurado arrasa con todo más aún cuando en el micrófono las vocales de Cans vuelven a tener un brillo especial, ya sea por el empleo de notas más altas demostrando que sus condiciones se mantienen en perfecto estado después de todos estos años de carretera. Y pasando a uno de los adelantos que se habían develado antes del lanzamiento, “The Sacred Vow” tras unas notas acústicas dan lugar a uno de los ritmos más contagiosos, de esos en que HammerFall sabe precisamente donde tocar los palos adecuados para convertir de unas notas en todo un himno inmortal. Quizás el paso entre el punte al coro no les ha quedado en el óptimo pero ya con ese estribillo principal he quedado de una pieza gracias a esos melodiosos punteos. 

           Con “Dethrone and Defy” asistimos a un genial corte de power metal veloz y al galope con unos iniciales interludios de buena cepa técnica por parte de Oscar, tema que desata el sello de tradición de los escandinavos en un punto en el cual no se esperaría algo menos que todo un temazo especial para lo que llegarán a ser sus futuros directos (ya hay que ir aprendiéndose esos coros señores). 

         “Twilight Princess” no llegará a ser un sucedáneo de “Remember Yesterday” o “The Fallen One”, aunque dentro de su aspecto baladesco podríamos rescatar la conmovedora interpretación de Cans que como siempre saca aplausos muy por sobre lo musical, que a decir verdad se mueve peldaños debajo de otros esfuerzos que en el pasado la banda haya hecho. Y para levantar los ánimos después de esto último llega un tema bien ganchero y dinámico, con un riff gigantesco llamado “Stormbreaker” comienza bastante animoso a un paso de mastodonte para luego dar un quiebre mucho más intenso gracias a la atinada técnica del recién ingresado David Wallin (Meduza, Stormwind) para pasar a una melodía más rápida con otra tanda de genial despliegue instrumental en materia de riffs y solos. 


         “Built to Last” además de ser el nombre con el cual se recordará este nuevo trabajo es el título para un tema de dimensiones más épicas, un cántico guerrero que con prestancia avanza sobre el campo de batalla empleando un coro de esos profundos y con garra, lo que lógicamente pensando en sus futuros conciertos debería ser uno de los cortes más inspiradores (donde además se podrá apreciar todo el despliegue de técnica y virtuosismo demostrado en las seis cuerdas por parte de Dronjak y Pontus Norgren). Y enseguida algo más de ese power metal al hueso con “The Star of Home” que dentro de lo que tiene deja las cosas en claro: a HammerFall los conociste ejecutando este estilo y no hay más, si esperabas que vinieran a revolucionar el estilo tocando lo que ningún otro antes se atrevió a tocar, entonces no sabes dónde te metiste el día que se te ocurrió conseguir, comprar o descargar este álbum. 

           El último bloque lo conforman un par de cortes de lo más distintos uno del otro. Por una parte, uno bien oreja y taquilla, casi volviendo a lo que escucháramos al inicio, como lo es “New Breed” con sonidos de buena cepa al heavy tradicional con unos riffs que bien pueden recordar a bandas como Grim Reaper o los Running Wild de sus primeros años: por dinámica y gancho junto a “Bring It!” es una de las melodías más sensacionales con que podremos recordar a este “Built to Last” (ojo por favor con esa chispeante sección de solos central, simplemente apabullante). El cierre en cambio, llega de la mano de un tema como “Second to None” con unos enigmáticos teclados de fondo, la voz más lánguida por parte de Joacin para luego soltar en una nueva melodía a medio gas, casi en plan balada, sino fuera por una tibia subida en el puente que remata en un coro que – a título muy personal – no pega ni junta con el resto del tema el cual después intenta incorporar unos segundos de mayor fuerza pero sin mucha sustancia, algo de lo cual presumo bien podrían haberse guardado para otra ocasión o bien afinarlo en materia de detalles. 



           Con todo, este regreso de HammerFall si bien no esperábamos una vuelta triunfal a los años de “Legacy of Kings”, o siquiera de un “Crimson Thunder”, lo cierto es que la banda sale completamente airosa despejando varias dudas respecto al giro que tomaban las cosas después de un par de débiles producciones como “Infected” o “(r)Evolution”. El martillo vuelve a golpear con fuerza, los suecos tienen un material que pide a gritos ser llevado a la carretera, donde lógicamente suponemos que Chile y el resto de Sudamérica será punto fijo en su itinerario. A esperar entonces. 

FORMACIÓN: 

David Wallin – batería
Joacin Cans – voz
Oscar Dronjak – guitarra
Pontus Norgren – guitarra
Fredrik Larsson - bajo

WEBSITE: http://www.facebook.com/hammerfall y en http://www.hammerfall.net/

SONIDO: 10
PORTADA: 8
VOZ: 9
MÚSICA: 8,5

NOTA FINAL: 8,8 / 10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

SYMPHONITY “King of Persia”

VIVALDI METAL PROJECT “The Four Seasons”

ILLDISPOSED “Grey Sky Over Black Town”