SKYLINER “Condition Black”


SKYLINER   “Condition Black” – Limb Music – 2016 

          De cuando en cuando mr. Robert Limb Schnoor, conocido en los 80s por ser un activo personaje de la escena heavy metalera alemana tanto en su aspecto de productor (Heavens Gate) como de manager (con Helloween) es capaz de lograr algunos cuantos fichajes para su sello Limb Music que pueden resultar del todo cautivantes si es que eres asiduo con las bandas que en general han pasado y que están aún bajo su alero. Desde los primeros Rhapsody, los propios Heavens Gate, a los consagrados Wizard, Pagan’s Mind, Cryonic Temple, o hasta los más recientes Astralion o Symphonity, es largo el etcétera de músicos de la escena de metal melódico que ha pasado por la estantería germana, casi todas más o menos guiadas por un patrón común. Géneros extremos como el thrash, el death o el black no tienen nada que hacer por estos lados, y en menor medida, pero con alguno que otro espacio bien acomodado un género como el progresivo ha encontrado un nicho por estos lados. Los mencionados noruegos de Pagan’s Mind sin ir más lejos saltaron a la fama con Limb, y algo también pueden decir al respecto los italianos de Eldritch y los norteamericanos de Exhibition con Bobby Lucas al frente, el ex voceras de Seven Witches

          ¿Porque estas palabras antes de presentar a esta próxima agrupación de Skyliner? Simplemente porque este trío oriundo de Jacksonville justamente se aparta de toda esta línea de bandas power metaleras que usualmente atesta la casa de Limb Schnoor para dar cabida a algo que probablemente – como a mí me ha ocurrido – pueda sonar a muy desconocido con un estilo bastante difícil de asimilar de buenas a primeras. Y es que cuando los gringos se deciden a tocar power metal a muchos se nos viene a la mente como primera cosa el estilo centroeuropeo tan en boga en las últimas décadas, mientras que desde la tierra del tío Sam solo podríamos hablar de bandas que se van por un estilo mucho más tradicional en el cual mucho se alterna con la fusión de estilos. Lo de Skyliner no dista mucho de esto último, y es que si bien existen suficientes dosis de power metal, lo hacen pero en un formato mucho más elaborado, con gran acento en lo complejo y lo progresivo, donde lo más probable es que si no estás dispuesto a escucharles con atención y paciencia termines por perderte en el intento. 


          Los muchachos no van a lo fácil, y si ya en estos tiempos algunas bandas de power metal la tienen difícil tratando de conquistar audiencias habida cuenta de lo poblado que se encuentros estos terrenos, mucho más difícil es lograrlo cuando el estilo propuesto se vuelve tan “diferente”. Las estructuras de power metal solo se logra reconocerlas en algunos estribillos veloces, así como también en el uso de doble pedaleras en momentos puntuales, pero muy poco hay en este disco que suene al uso del común de las bandas de power metal más convencionales. Ya con la partida de “As Above, So Below (Those Who Come From Heaven to Earth Come)” tendrás un inicio inquietante con una melodía que no es sino hasta que asoman las guitarras afiladas y la tensa caja de la batería en que reconocerás un estilo cercano a unos Rage, con un vocalista como Jake Becker (también guitarrista) poseedor de un registro más bien grave, amigable con algunos gruñidos y un tonos más cercanos al thrash por aquí y por allá. El solo es brillante, nada que decir, creativo y bien ejecutado en lo técnico. 

            Sin embargo, “Cages We Create” de frentón comienzan a ahondar en ese lado más progresivo con una armonía acústica a modo de balada y la voz más recia de Jake. Todo muy parsimonioso, hasta que recién hacia los tres minutos asoman con algo más de letargo unas guitarras más duras alcanzando una melodía del tipo Savatage o Fates Warning que salvo por algunos interludios y solos, el resto casi nos lleva a la siesta forzada. Es con “Condition Black” donde tendremos algo de estos Skyliner de su debut, un tema mucho más directo, rápido, con quiebres violentos y demostrando instrumentalmente que estos tipos cuando quieren causar estragos, lo hacen y en el mejor de los sentidos claro está. Particularmente la combinación de voces rasposas con unos breves guturales ha sido un toque de distinción bien logrado por Becker y compañía. 

El interludio dividido en dos partes “The Firmament” y luego “The Dance of Bliss” pueden ser por lejos los pasajes más difíciles de asimilar de esta placa. La volada progresiva en la que se han ido en estos cortes es digna de gente como King Crimson o Yes en sus etapas más experimentales. La primera de hecho está compuesta solamente de un par de interludios de batería y sonidos de bajo que devanean por unos recovecos que no tienen mayor sentido sin su posterior complemento. En la segunda parte si bien de nuevo es el desarrollo instrumental su principal ingrediente, por lejos el desempeño de su batero Ben Brenner es lo que saca aplausos gracias a unos solos de batería en donde el norteamericano saca a relucir lo mejor de su repertorio logrando momentos álgidos desde su posición. 

        “No World Order” arroja un tema mucho más guitarrero con una pegada rítmicamente contagiosa, sumado a una interpretación de lo más variada por parte de Jake, tanto así que de los tonos más limpios y melódicos pasa rápidamente a unos sesgos más agresivos y hasta guturales. En lo musical casi como si a unos Savatage se les hubiera echado algunas cuantas pizcas de Rage llegando a una expresión concreta de lo que podría entenderse por power metal progresivo. Sin ánimo a tirar voladores, creo que es este tema en donde mejor resumen su fórmula con todo aquello que les ha llevado a estar en el sitial discográfico en el que se encuentran junto a Limb Schnoor.


          “Starseeker (The Mystery of God)” emerge con unas rítmicas muy marcadas y poderosísimas, muy avasallantes gracias también a la contundente batería de Brenner, mostrando uno de los trabajos de guitarra más ingeniosos con que uno se puede encontrar en este estilo. Y con “The Morbid Architect (That Prison of Veils)” lo que anuncia ser un tema mucho más enrevesado, termina por traer a colación otra andanada de riffs y melodías al galope, pero esta vez con un ingrediente extra: unos blast beats de corte death metal, junto a una voz totalmente desquiciada y brutal por parte de Jake. Esto es death metal progresivo de alto octanaje con un desarrollo instrumental de muy buen nivel. 

         El trío norteamericano es ávido por aquellas melodías en donde pueden desplegar sus habilidades instrumentales, y así lo dejan entrever con “Tidal”, que no es sino otro breve interludio en el cual solo la voz de sus instrumentos es la que saca a colación la calidad que estos tipos tienen en sí. Con “Too Many Voices” en cambio nos presentan un buen uptempo en un formato de heavy más clásico, con algunas cuantas armonías más rebuscadas, y donde claro, la voz de Jake quizás no tiene mucho que hacer. Es notorio que su registro va más con aquellas texturas más “brutitas” por decirlo de algún modo que con aquellas que exigen un registro más meloso. Y con “Your Hand in Mine” dan el cierre con unas guitarras envolventes que los hacen volver por los sectores progresivos con algunos resabios power metaleros en aquellos estribillos de mayor velocidad. 

            Con todo lo dicho anteriormente, hablar de Skyliner no es hablar de una banda más de power metal, aunque tampoco es hablar de una volada progresiva de esas que intentan renovar el género cada cierto tiempo. Es simple y difícil al mismo tiempo describir las emociones que genera el sonido de esta gente: una banda con un muy buen sentido de la melodía, con la variedad que lo hace tan interesante como extraños en simultaneo; si creías que con Hammerfall o Iron Maiden tenías todas las fórmulas resueltas dentro de este estilo estás equivocado, pero si creías que después de Dream Theater o Queensryche nadie más podría adjudicarse el término de “metal progresivo” por estos días, entonces quizás venga siendo hora de que pruebes el menú que este trío de Skyliner te tiene preparado con “Condition Black”. Definitivamente no es un disco para que te lo cuenten: debes escucharlo por ti mismo. 



FORMACIÓN: 

Nathaniel Curtis - bajo
Jake Becker – voz, guitarra
Ben Brenner - batería

WEBSITE: http://www.facebook.com/pages/Skyliner/10929787810 y en http://www.skylinermusic.com/ 

SONIDO: 8,5
PORTADA: 6,5
VOZ: 7
MÚSICA: 8

NOTA FINAL: 7,5 / 10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SINIESTRO “El Elegido del Mal”

SYMPHONITY “King of Persia”