THE HARPS “Love Strikes Doves”


THE HARPS     “Love Strikes Doves” – Independiente – 2017 


             La banda de origen griega liderada por la versatil vocalista Andry Lagiou – que además para esta ocasión ha contado con la participación del bajista Mike LePond de Symphony X – ha entregado un trabajo con una calidad bastante interesante sobretodo para aquellos degustadores de aquel rock más fino y elaborado – lease progresivo – con un gusto añejado y setentero que hará encontrar cuidados detalles de gente como Rainbow, primeros Whitesnake, Deep Purple hasta llegar nombres más recientes como Blue Pills o Blackmore’s Night… 

            Un disco hermoso en toda la amplia dimensión que esta palabra puede ser aplicable al rock, comenzando por esa sinfónica partida titulada “Lovecircle” con una bonita melodía semiacústica comandada por la voz en este caso sensual y hasta bordeando lo lírico como es la de esta simpática Andry, todo en un formato que puede recordar el trabajo del renombrado ex guitarrista de Deep Purple y Rainbow Ritchie Blackmore, aunque también en menor medida a sus últimas andanzas junto a su mujer en lo que conocemos como Blackmore’s Night. En cambio, “Wireflame” añade algo más de electricidad a las rítmicas para decantar en un corte algo más rockero siempre bajo esa atmósfera setentera con el hammond y las guitarras aletargadas como parte integrante de su melodía. El registro de Andry como mencionamos más atrás, resalta por su variedad, siendo capaz de ofrecer sendas notas más altas, con mucha garra, pero también de alcanzar tonalidades mucho más líricas con altas cuotas de sensualidad, lo que da idea del buen potencial que esta chica tiene para la escena del rock europea, particularmente desde el nicho griego desde donde no escuchaba voces femeninas desde que allá por el 2007 tuviéramos a Iris Mavrakis lanzando un álbum en conjunto con los turcos de Dreamtone en ese fugaz proyecto llamado Neverland. 



          “Vulnerably in Love” ofrece una balada acústica con algunos elementos de soul y blues americano, impregnado de ese sentimiento que a veces puedes encontrar en nombres más actuales como los suecos de Blue Pills, mientras que “Immortal Soldier” ataca con un hard rock mucho más empoderado con una Andry poniendo algo más de fuerza a sus notas marcándose un desempeño de gran variedad, siendo secundada además por un magnífico trabajo de guitarras por parte de Christoforos que hacia la mitad se despacha un solo de buena valía mientras el hammond va ganando en atmósfera hacia la última parte.

 

             Una breve “Walked on a Street” nos aporta una tanda de rocanrol sureño al estilo purplediano bastante vacilable con sus lúdicas guitarras, sencillito como pocos, pero con una efectividad a prueba de balas. “Bloody Sun” en cambio nos devuelve ese trazo más baladesco que encontramos en “Vulnerably in Love”, con algunos toques progresivos con el hammond de Thanasis protagonizando el aspecto más atmosférico de la banda. Y luego en “Pink Palm Tree” encontramos uno de los temas que a todas luces apunta a ser uno de los puntos altos del álbum (de varios con que te podrás encontrar), llevándonos ciertamente por un viaje que tiene de todo: armonías progresivas, pasajes sinfónicos, virtuosismo en guitarras, dramatismo vocal, oscuridad, mucha atmósfera y garra rockera, en fin: temazo por donde se le mire y oiga. 

             El sonido en general es bastante competente y orgánico para justamente lograr ese colorido vintage que The Harps pretende evocar con su estilo. Los finales “Red Line” (enigmática y con un claro influjo de la sicodelia propia del kautrock teutón) y “Blue Lovecircle” (una especie de reprise del opener, nuevamente con el aspecto baladesco y sinfónico brillando en primer plano) hacen aguardar con esperanzas un próximo álbum de estos griegos, aprovechando lo bien aspectado que por estos días luce el resurgimiento de ese rock inspirado por los maestros fundacionales. Esto es el nuevo legado que ha ha llegado hasta nuestros días bajo ese amplio rótulo que es el rock a través de una música totalmente atemporal, hecha con buen gusto y distinción. ¿Consejo para mejores resultados? Por favor, buen volumen, buen vino y siéntase como caminando entre nubes. No dejes de leer y escuchar nuestra próxima entrevista con esta artista griega...



FORMACIÓN: 

Andry Lagiou - voz
Mike Lepond - bajo
Christoforos Krokidis - guitarra
Stelios Pavlou - batería
Thanasis Tsaouselis - teclados

WEBSITE: https://www.facebook.com/andryharps/ 

SONIDO: 9
PORTADA: 8
VOZ: 9
MÚSICA: 8,5

NOTA FINAL: 8,6 / 10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SYMPHONITY “King of Persia”

SINIESTRO “El Elegido del Mal”