RAPAZ “Represalia”


RAPAZ   “Represalia” – Independiente – 2017 

              Explorando algo más en los suburbios del heavy nacional llegamos hasta Osorno para descubrir a este particular exponente del metal sureño. Los muchachos de Rapaz son una de las formaciones más longevas y populares en esas latitudes, y poco a poco han intentado acercar su propuesta hacia otros sectores del país, todo en beneficio de una audiencia que con ello podrá tener conocimiento de los nuevos sonidos que se forjan en los distintos rincones de esta larga franja de tierra. Tras su gestación allá por el 2003, el quinteto ha pasado por algunos cuantos cambios de formación para llegar a ser en estos días un quinteto que poco a poco ha logrado ir desplegando sus alas cual ave rapaz acechando su presa, tal como ocurriera en aquella heroica versión del Chiloé Metal Fest del 2015 donde estrenarían su última incorporación: el guitarrista Juan Pablo Díaz

            Este año los chicos de Rapaz han dado su primer golpe sacando a la luz su primer LP oficial como es “Represalia”, un trabajo mucho más maduro y completo, sucesor de su primera demo “Metal de este Suelo” que saliera allá por el 2010. Si bien las condiciones técnicas en las que se ha grabado este trabajo no les ha permitido obtener un producto con una calidad de sonido óptima, el asunto es que acá tenemos un trabajo de lo más competitivo en términos de ideas y composición. Si lo suyo va por la línea del speed, el heavy clásico y también el thrash metal, “Represalia” es un disco que tiene todos estos ingredientes combinados en forma precisa. Capaces de subirse a la motoneta para pasarla por encima de tu cabeza como ocurre en el inicial y veloz “Rapaz”, esta gente tiene un trabajo que poco a poco te agarra con sus infecciosos riffs hasta no soltarte. Algo de Judas Priest, Attacker, así como de ese power metal a la alemana del tipo Helloween (era “Walls of Jericho”), la banda se ha prodigado en lograr un trabajo compacto con suficiente surtido para no dejar con gusto a poco a nadie. 

             El inicial “Rapaz” además de ser todo un balazo desatado en velocidad y distintos tonos explotados por su vocalista Armin – tanto agudos como otros más graves – es la pieza más extensa con casi siete minutos de duración Tras cartón, la descarga no baja de intensidad, siguiéndole una más tradicional pero no menos agresiva “Incertidumbre y Muerte”, en un formato mucho más Judas destacando el amenazante tono aguerrido en las guitarras de Daniel y Juan Pablo. Sin duda que la variedad de ritmos y vertiginosidad que ofrecen estos osorninos podría haber tenido un realce mucho mayor de haber contado con una mejor producción, ya que por ejemplo en un corte como “Raza Indómita”, siendo un temazo de muy buena factura técnica, agresivo y con un olorcillo a ese heavy thrash noventero que ofrecían los Megadeth de la era Friedman, se me desfigura un poco la audición luego percibir algunos cuantos fallos en la mezcla que de no estar ahí habrían hecho sonar todo como un auténtico bombazo de aquellos. 

             Sin embargo, el sonido no debe ser el punto negro que destaque por sobre lo positivo, ya que desde esa vereda esta banda tiene muchísimo que ofrecer. A tal punto que un tema como “Contra la Pared” es una pieza aplastante de heavy thrash tan agresiva y moshera que no puedes sino vacilarla por completo gracias a ese irrefrenable estribillo y esa interpretación incendiaria por parte de Armin. En “No Callaré” asomará de nuevo ese toque más clásico con un interludio inicial muy recurrente en otras formaciones del género pero que cada vez que lo escuchas no puedes sino alzar los puños y empezar a poner a trabajar ese cuello de arriba abajo como poseído. Rotundo ejercicio de velocidad por parte de los osorninos entregando otro de los destacados con que cuenta este “Represalia”.


            “Congreso Nacional” es un pedazo de tema de riffs montruosamente heavies, pegadizo a más no poder, con algo de ese heavy americano de bandas como Metal Church o los legendarios Griffin, que en directo sin duda debe ser un auténtico inductor al mosh gracias a su poderoso ritmo. Y a continuación, bajando un poco las revoluciones, “Ladridos de la Calle” nos deja quizás frente al tema distinto, ese que inicialmente pareciera apuntar en una senda más hard, aunque a poco andar retoma la senda del metal más tradicional, frontal como su estilo lo refleja y exige. 

              Los osorninos no cabe duda alguna que se han esmerado en compensar esa carencia de mejores recursos sonoros con un puñado de temas asesinos con mucha sustancia para quienes gustan de ese estilo más radical de hacer heavy metal. Si escuchas bien, no habrá momentos para suspiros ni relajo alguno, esto es siempre estar con la espada empuñada en alto, preparada para asestar el golpe preciso en todo momento, conduciendo a los guerreros a este campo de batalla para tomar la represalia correcta en el momento exacto. Temas como “Bajo Tierra”, el más maidenesco “Forjados” así como ese atronador y speedico final “Habemus Lakra” no hacen sino refrendar todo lo anterior. Uno de los esfuerzos más interesantes provenientes del sur de Chile y que esperemos no quede solo aquí. Esta ave rapaz recién emprende su vuelo señores. 

FORMACIÓN:

Armin Castro – voz
Leonardo Merino – bajo
Cristian Rosas – batería
Daniel Muñoz – guitarra
Juan Pablo Díaz – guitarra

WEBSITE: https://www.facebook.com/Rapaz-74339586784/ 

SONIDO: 5
PORTADA: 6
VOZ: 7
MÚSICA: 8,5

NOTA FINAL: 6,6 / 10
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SYMPHONITY “King of Persia”

VIVALDI METAL PROJECT “The Four Seasons”